Harold Briceño Tórrez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una vez terminada la final del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, con la justa y merecida coronación de los Dantos, creo necesario el hecho de mirar en retrospectiva y valorar el trabajo realizado a lo largo de ocho meses de puro beisbol. No podemos dejarnos vendar los ojos por la emoción suscitada por esta final dramática pero de poca calidad.

Es imposible mejorar si no se revisan los aspectos en los que se ha fallado, sobre todo cuando los errores son tan evidentes.

No se puede continuar de la misma manera, principalmente cuando se vive en un país con casi cien años de beisbol y en el que los fanáticos, aunque en menor medida que los de años anteriores, respiran beisbol. Urge una mejoría desde las bases de cada equipo, para brindarle a la gente, harta de los tantos problemas que agobian a este pequeño país, un espectáculo que les permita olvidarlos. No debe olvidarse que el beisbol es para el pueblo como un aliciente en tiempos de angustia.

Urgen directivos de verdad. A gritos debe pedirse la sustitución de directivos que solamente lo son porque así está escrito en una hoja de papel. Para que este pequeño beisbol nuestro mejore, se requiere que los equipos tengan directivas cuyos miembros amen el beisbol, no personajes a los que no les importa el deporte rey de los nicaragüenses. Creo que hay que ser más serios, alguien que no sabe de beisbol, que no se apasiona por este deporte, no debería ser directivo de un equipo. Las quejas contra directivos desinteresados son demasiadas, la gente llama a los programas deportivos de las radios preguntando qué pueden hacer para cambiar a la directiva de un determinado equipo, esa es una señal de que las cosas no marchan bien. Considero que urge la presencia de directivos a los que de verdad les interese el beisbol, a los que este deporte, que tantas alegrías nos ha regalado, les sea una prioridad. Aclaro, hay sus excepciones.

Comisionado o narrador. Se trata de dos funciones que no riman. El señor Carlos Reyes, comisionado del Beisbol Superior en Nicaragua, también se desempeñó a lo largo del campeonato como narrador del Canal 13, desde cuyas transmisiones criticó, en numerosas ocasiones, muchas situaciones que se dieron en los terrenos de juego, algo a lo que no le encuentro lógica, pues es como ver al director de una orquesta criticando ante el público la forma en que sus músicos tocan los instrumentos. Creo que no es correcto que el dueño de la casa señale ante los invitados equivocaciones de su familia que él debería arreglar, incluso trabajar en pos de evitarlas. Considero que sería saludable que cumpla con una solo función, incluso para su imagen sería mejor. Es solo mi opinión.

Otros aspectos. La necesidad de usar la repetición instantánea quedó en evidencia. Al menos para  la serie final esa debería ser una prioridad. La regla de picheo es una gran idea para la ronda regular, pero en las etapas eliminatorias, principalmente en la final, debería dejar de aplicarse. Es necesario que se procure una mejor capacidad organizativa, sobre todo en las ceremonias de premiación, para evitar que ese momento tan importante sea minimizado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus