•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No había forma de vencer a los Indios anoche. El pitcheo de inicio escalofriante realizado por Corey Kluber, el aprovechamiento del temprano flaqueo de Jon Lester, los dos jonrones de Roberto Pérez, quien ha disparado 11 en su carrera de tres años a lo largo de 160 juegos, y los relevos del zurdo Andrew Miller y Cody Allen, estrangularon a los Cachorros, que malograron tres grandes oportunidades de contragolpear en esta primera batalla.Corey se estableció desde la loma de los infrtos. AFP/END

Ponchando a 8 de los primeros 9 adversarios, el derecho de los Indios, Corey Kluber, parecía ser una fotocopia de aquel Bob Gibson que en 1968, lanzando por los Cardenales contra los Tigres, estableció el récord todavía intocable de 17 ponches en un juego de Serie Mundial. Finalmente, Kluber ponchó a 9 en seis entradas, aislando 4 imparables, y ese trabajo aprietatuercas mantuvo a los Cachorros sumergidos en la inutilidad, mientras en la otra colina, el pitcheo vacilante del as Jon Lester en el primer inning facilitaba a los Indios tomar ventaja de 2-0, agrandada por los jonrones de Roberto Pérez en los innings 4 y 8, el último con dos a bordo, sellando el 6-0. El relevista Miller no se mostró mortífero como acostumbra, pero sobrevivió entre dificultades colgando ceros en los episodios 7 y 8, obligando a apagar las luces en Chicago. La victoria de los Indios por 6-0 en este primer duelo es una seria advertencia para los Cachorros, que no han visto la luz del sol desde 1908.

INICIO TENEBROSO

Lester, un ganador de 19 juegos en la temporada, agregando 2 triunfos en los Playoffs, permitiendo solo 2 carreras en 21 entradas frente a Gigantes y Dodgers, sacó los dos primeros outs dominando a Davis y Kipnis. Esa tranquilidad fue cortada por el hit al centro de Francisco Lindor, que pasó a la orilla del segundo costal casi silencioso. El robo de segunda comenzó la alteración del sistema nervioso de Lester, un tirador de 32 años, con 11 de recorrido en las Mayores. Mike Napoli fue boleado y Carlos Santana también. Súbitamente las bases estaban llenas, y el machucón en cámara lenta de José Ramírez, produjo la primera carrera y el aullido que estremeció todo Cleveland. Lester no parecía ser Lester cuando golpeó a Brandon Guyer para forzar la segunda carrera de los Indios. Sin cabra en el estadio, los Cachorros se encontraban atrás 0-2 en el propio arranque.

Después que los de Chicago malograron una gran posibilidad en el segundo episodio con el doble abridor de Ben Zobrist, al poncharse consecutivamente Schwarber, Báez y Coghlan, el pitcheo de Lester se enderezó en el cierre dibujando un cero rápido, pero necesitó de un gran disparo del receptor David Ross, para frustrar el intento de robo de segunda realizado por Lindor, quien abrió el tercer turno de la tribu con hit al right. En el cuarto inning de los Indios, el jonrón de Roberto Pérez con un out, por el jardín izquierdo, estiró la ventaja 3-0, haciendo sangrar el brazo zurdo de Lester. Cleveland amenazó seriamente en el cierre del sexto por doble abridor del inspirado José Ramírez, pero Lester sacó dos outs antes de entregarle la píldora al relevista Pedro Strop, quien ponchó a Roberto Pérez.

MILLER RESUELVE PRESIONADO

El momento cumbre del juego para los Cachorros, el de un posible resurgimiento, fue frustrado por esa presión que ahoga a los bateadores frente a un pitcher de tanta autoridad como lo es el zurdo Andrew Miller. En el séptimo, Ben Zobrist abrió con su segundo hit del juego contra Kluber, y Miller fue llamado con urgencia. Raramente boleó a Schwarber y admitió hit de Báez para llenar las bases sin out. La multitud en silencio cruzaba los dedos, y rezaba, solicitando apoyo divino, aunque allá arriba, ver el juego no estaba en agenda. El fly corto del emergente Wilson Contreras al jardín central permitió respirar a Miller, quien recuperada su confianza, ponchó a Rusell y Ross, no propiamente con buenos lanzamientos, aprovechando su precipitación. Cada uno de ellos vio a Miller muy grande, como el Coloso de Rodas, aunque volvió a estar inmerso en dificultades en el octavo consecuencia de boleto a Bryant y hit de Zobrist con dos outs, pero ponchó a Schwarber para mantener en cero a los de Chicago. El jonrón de tres carreras de Pérez en el cierre del octavo fue aplastante estableciendo la diferencia de 6-0. Cody Allen entró en el noveno para terminar de apretar el cuello de los Cachorros con tres ponches.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus