•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reto es mayúsculo, pero la determinación de los muchachos es mayor. Salir vivo del denominado “grupo de la muerte” parece muy complicado, pero no imposible para la selección Sub-23 que iniciará hoy (11:00 a.m.) su travesía en el Campeonato Mundial de Monterrey, México.

La primera prueba son los nipones, una noticia no tan buena, pero sí necesaria para medir desde muy temprano de qué material está hecha esta selección.

No es que se dude del talento que se logró reunir, sino de confirmar cuántas posibilidades se tienen de llegar lejos en el campeonato. Derrotar a los japoneses, será tan clave como alentador.

¿Se imaginan la trascendencia de tumbar en el debut al rival más temido del certamen? Sería dar una paso gigantesco hacia la construcción de una hazaña semejante o mayor a la de hace dos años, cuando en el Mundial Sub-21 se alcanzó el cuarto puesto, situándose detrás de los asiáticos.

Altamirano o Benard

La incertidumbre sobre el posible abridor de los nicas ante los asiáticos sigue sin desaparecer, pues el mánager Jorge Luis Avellán no ha podido decidirse entre el rivense Marlon Altamirano y el costeño Shendell Benard. Ambos peloteros viene de foguearse en el Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez.

Altamirano militó con el conjunto de Rivas, en el que durante la temporada regular acumuló un balance de 11-9, con un juego salvado y efectividad de 2.51, producto de 43 carreras limpias permitidas en 154.1 innings. Por su parte, Benard, quien vistió el uniforme de la Costa Caribe, logró una marca de 11-8 con un salvamento y una efectividad de 4.21, como resultados de permitir 56 carreras limpias en 119.2 episodios. El panorama hace pensar que la enorme responsabilidad de enfrentar a los nipones quedará en el brazo de Altamirano.

No los pierdan de vista

Una de las fortalezas de esta selección es su línea ofensiva, en la que aparecen peloteros que se destacaron con sus respectivos equipos en el Germán Pomares. Procuren no perder de vista a Javier Robles, el primer bate de los Indios del Bóer que exhibió una extraordinaria capacidad de tacto conectando 153 imparables en las dos primeras etapas del campeonato. Otro al que deben darle seguimiento es Ronald Rivera, el cácher de los jonrones claves en la final ente Dantos y Bóer. ¡Ah! Imposible no estar al tanto del trabajo que puedan realizar los jugadores de ligas menores Álvaro Rubí (Dodgers), Benjamín Alegría (Rojos) y Holman Miranda (Yanquis). La defensiva también será clave. Además de los jugadores antes mencionado, defendiendo será importante el aporte de Kenny Alegría, Norlando Valle, Emmanuel Meza, Rafael Estrada, Sandy Bermúdez y Jhonny Trewin.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus