•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Decepcionante. Eso es lo que se puede decir del bateo de los Cachorros, blanqueado por segunda vez en esta Serie Mundial y cuarta en la postemporada. En el último aullido del drama, el joven Javier Báez se ponchó frente a Cody Allen con el empate en tercera y la victoria en segunda.

El 1-0 logrado por el hit empujador del emergente Coco Crisp en el séptimo taladró los corazones de una multitud abrazada a esperanzas envejecidas por más de 100 años. El equipo de Chicago, que no ha podido jonronear en tres juegos, intentará descifrar hoy al más difícil tirador de los Indios, Corey Kluber, quien ponchó a ocho de los primeros nueve Cachorros que enfrentó en el juego inicial.

Una vez más, los Indios, que solo anotan dos carreras en sus recientes 18 entradas, dependieron de su formidable bullpen, con Andrew Miller, Bryan Shaw y Cody Allen, cerrando puertas autoritariamente. El naufragio al bate de los Cachorros y la presencia de Kluber hoy, cambia de acera el favoritismo.

Hendrick inseguro 

Aunque ponchó a seis sacando los primeros 12 outs, extrañamente, el pitcheo de Kyle Hendrick, líder en efectividad de la Liga Nacional encima de Lester, Syndergaard y Bumgarner, fue vacilante durante las cuatro y un tercio que se mantuvo en la colina sin permitir carreras. Consideren que en ese trayecto vio circular a 9 hombres, incluyendo una situación de bases llenas con solo un out al momento de ser reemplazado en el quinto episodio. 

Lea: Cachorros en su patio

La inutilidad de los Indios frente a grandes posibilidades hasta ese momento quedó graficada cuando el relevista Justin Grimn obligó al encendido Francisco Lindor a batear para doble play después de haber conectado dos imparables. Los corazones de la multitud se aquietaron y los pulmones dejaron de resoplar. Se sentía cierta cercanía con el cielo al superar tamaña dificultad.

Estocada de Crisp

Sin embargo, en su próxima amenaza contra el segundo relevista Carl Edwards, los Indios se adelantaron 1-0. Roberto Pérez abrió con hit el séptimo inning y fue reemplazado por el veloz Michael Martínez, lo que finalmente fue un acierto. Machucón de Naquin lo llevó a segunda, un wild lo colocó en tercera, sobrevivió con su reacción muscular a un disparo del receptor Contreras a la antesala en una jugada tan cerrada que necesitó ser revisada, y anotó trotando impulsado por el hit de oro que conectó el emergente Coco Crisp, decretando la salida de Edwards y el ingreso de Mike Montgomery.

El out logrado por Soler con su escopetazo a tercera, frustrando el intento de avance que hizo Rajai Davis, fue importante para evitar mayor daño. Una complicada decisión en primera sobre un batazo de Kipnis mal fildeado por Rizzo, pero enderezado por la intervención de Báez, cerró el turno al bate por fin productivo de los Indios. Los Cachorros estuvieron desconectados.

En el segundo inning abrió Zobrist con hit, pero Contreras, Soler y Báez fallaron y Tomlin colgó un cero significativo. En el cuarto, Bryant recibió boleto como primer bateador, solo para que la parte central del line-up, donde se supone se concentra la mayor cantidad de pólvora, se hundiera. Rizzo, Zobrist y Contreras se convirtieron en mansos outs. Volvieron a amenazar en el séptimo con dos outs cuando Chisehall perdió una pelota que descendía, quizá contoneándose como Beyoncé, en el rincón derecho. Fue triple para el cubano Soler, congelado al fallar Báez. Su último intento de salir del hoyo fue en el noveno con dos en posición anotadora, dos outs y Báez en turno. Allen lo paralizó ponchándolo.

2 blanqueadas le han propinado los Indios de Cleveland a Chicago.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus