•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La autopsia del pitcher cubano José Fernández, de los Marlins de Miami, reveló cocaína y alcohol en su organismo cuando perdió la vida en un accidente de bote a finales de septiembre, según los informes de la autopsia y de toxicología revelados ayer por el forense de Miami-Dade.

De acuerdo con el informe oficial, Fernández, de 24 años y una de tres personas que fallecieron cerca de las costas de Miami Beach, presentó 0.147 de alcohol en la sangre, casi el doble del límite legal de 0.08, y también tenía niveles “detectables” de cocaína en su cuerpo.

Fernández y dos amigos, Emilio Jesús Macías, de 27 años, y Eduardo Rivero, de 25, murieron en la madrugada del 25 de septiembre cuando en la lancha en la que se transportaban, de propiedad del estelar lanzador, se estrelló contra un rompeolas mientras ingresaban al puerto de Miami.

La Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida (FWC), que investiga el accidente, había dicho que no podía liberar los documentos debido a una investigación criminal activa, pero el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, ordenó la liberación ayer.

“Debido a que nuestro papel en este asunto es completo y el departamento de Pesca y Vida Silvestre tiene la responsabilidad de demostrar una investigación criminal activa, me he dirigido al médico forense para cumplir con solicitudes de registros públicos para el informe de la autopsia y de toxicología”, señaló Giménez.

Fernández murió como resultado del impacto del choque y no ahogado, según las autoridades. Los resultados también mostraron que dos compañeros de Fernández tenían alcohol en sus sistemas, pero tampoco estaban legalmente ebrios. La cocaína también se encontró en la sangre de Rivero, de acuerdo con el informe de toxicología.

Estrella en ascenso 

Fernández era una estrella en ascenso en el beisbol y popular en el sur de Florida después de escapar de la isla con su familia cuando era niño y creció en los Estados Unidos. La muerte del carismático lanzador golpeó en el corazón del beisbol de las Grandes Ligas, donde se proyectaba como uno de los mejores lanzadores.

El derecho, nacido en Santa Clara, estaba por terminar su mejor temporada en las Mayores, con un récord de 16-8 con un promedio de 2.86 de efectividad.

José, como le llamaban en el ámbito beisbolero, dejó en su corta carrera un balance de 38-17, pero también dueño absoluto de casa, ya que su actuación local presentaba un asombroso registro de 29-2 y en esta campaña un récord para la franquicia de 253 ponches, el segundo mejor en toda las Mayores.

38 victorias 17 derrotas acumuló el pitcher cubano en su corta carrera en Grandes Ligas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus