•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En beisbol es fácil confundirse. De un juego a otro, y en ocasiones de un momento a otro, las imágenes parecen haber sido cambiadas. El Bóer pujante de la noche del viernes en Rivas, capaz de imponerse 8 por 5 respondiendo apropiadamente las agresiones y quebrando drásticamente el equilibrio, mostró su otra cara, la oscura, al ser desarmado la tarde del sábado por largo rato frente al pitcheo de José Rosario, hasta ser vencido 11 por 2, después de haber sido sometido a solo un infield hit y cero carreras durante cinco entradas. 

El abridor indio, el zurdo Jean Granados, impresionó en el arranque con su poder, puntería y serenidad. Tres outs seguidos, dos por ponches. Mi primer pensamiento fue ¿qué tanto podrá extenderse ese dominio? El difícil segundo inning obligó a rascar cabezas, y en el tercero “se le echaron de a montón”, como dice el corrido mexicano. Base a Obregón, hit de Feliz, un wild y estocada de Wuilliam Vásquez empujando dos carreras, adelantaron al Rivas. Tres más en el tercero con la parte baja funcionando, aumentaron 5-0 la distancia, y un fly de sacrificio de Obregón en el cuarto, continuó el agradamiento a favor del equipo sureño 6-0. 

Los Indios deshilachados

La agresividad india, limitada al hit dentro del cuadro de Montes, rompió el cero en el sexto con un fly de sacrificio de Urbina, después de hits conectados por Rizo y Mateo, y agregó la segunda carrera por el jonrón solitario de Janior Montes. El escaso, o mejor dicho casi inexistente público, se ilusionó un poco con esas señales de vida, pero Rivas regresó al ataque con las baterías recargadas y fabricó cinco carreras con dos outs y bases limpias, sacándole máximo provecho a seis hits, incluidos par de dobletes, para estirarse 11-2 desvaneciendo completamente la intriga. Este Bóer deshilachado no tenía nada que ver con el otro Bóer, el visto en Rivas.

Individualmente, la nota ofensiva de mayor brillantez fueron los cinco imparables en seis turnos de Darrel Campbell. El equipo sureño, insaciable frente al plato, disparó 20 hits en lo que fue un alarde contra cuatro brazos indios, que con excepción del que usó Roberto Artola, terminaron hechos astillas. El Bóer produjo sus dos carreras con seis hits, entre ellos el jonrón de Montes. ¿Cuál es la verdadera cara del Bóer, la de Batman o la de su abuelita envejecida? Es muy temprano para estar claros de eso, y naturalmente la intriga queda flotando. Ganó José Rosario y perdió Jean Granados. 

1-1 es el balance del Bóer y Gigantes en sus primeros dos juegos de la LBPN.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus