•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el juego aéreo no tiene competencia, columna principal de su línea defensiva y certero cuando llega hasta la frontera de ataque, Armando Valdés Caicedo  es el defensa central del Cacique Diriangén que destaca entre los tres extranjeros más incidentes del presente torneo de la Liga Nicaragüense de Futbol (LNF), junto a Gregorio Tórrez y Bernardo Laureiro.

Marcar diferencia siempre ha sido uno de los objetivos en su carrera futbolística iniciada a los 8 años de edad en CRP Cali, donde agotó el proceso formativo con muchas dificultades, debido a que no contaba con los recursos económicos necesarios para cubrir las mensualidades de la escuela y menos para la compra de tacos e implementos deportivos. Sin embargo, entrando a escondidas o como fuera, culminó la formación e inició su etapa juvenil que lo llevó a otro club para luego recibir una de las primeras buenas noticias en sus aspiraciones: fue llamado a la selección departamental, el peldaño que lo catapultó para ingresar a las filas de selección Colombia sub-20.

“En Colombia es difícil llegar a una selección, sabía que tenía condiciones y que podía dar más de lo que el profe esperaba de mí; sin embargo, de la selección Valle pensé en retirarme porque mi papá fue operado de un tumor cerebral, es la caída más dura que he tenido sentimentalmente, por lo que representa mi padre para mí. No pude seguir en el combinado, donde estuve en dos convocatorias, aunque finalmente no participé en las eliminatorias para el mundial de Turquía”, cuenta Valdés Caicedo.

A los 17 años dio el salto al futbol profesional en Uni Autónoma en segunda división, dejó sus estudios por jugar y luego con ayuda de su hermano, quien cubrió el costo de sus boletos, partió a Venezuela para mostrar su talento en el equipo de primera división Llaneros de Guanare, luego pasó a Margarita FC, pero lo económico en ese país no estaba tan bien y regresó a su tierra.

En el extranjero

“Llegué a Colombia sin nada, porque las cosas en Venezuela estaban complicadas, no se podía enviar dinero. Tocó empezar de cero y fue ahí que me escribió mi amigo Brandon Mena, que estaba en Diriangén disputando una final contra Estelí, me agradó ver el estadio Cacique lleno y él me dijo que me iba a colaborar por medio de un empresario y así fue como vine a Nicaragua, a Real Madriz, me tocó luchar para conseguir el dinero para el pasaje y en Somoto me fui ganando el cariño de la gente y fue importante porque así logré establecerme sin extrañar mi país”, refirió sobre su llegada al futbol nicaragüense.   

En Somoto, un equipo que estaba luchando por no descender, Valdés sacó la casta y siendo defensa anotó 6 goles en el Apertura y 5 en el Clausura 2015-2016. Con esos 11 empató a Mario Gastón, quien era el único extranjero en su posición en haber marcado esa cantidad de goles.

Sobre su paso a Diriangén comentó que se interesaron varios equipos en él, pero fue el profe Tyron Acevedo quien le brindó confianza y gracias a él llegó al club diriambino. “Sé lo que representa David Solórzano en el equipo pero yo no venía a remplazar a nadie, sino a hacer mi trabajo y gracias a Dios han salido las cosas bien. Llevo tres goles y esperamos que sean muchas cosas más”, aseveró. 

En cuanto a su habilidad con los goles, dijo que es una de las características que ha desarrollado desde pequeño y trabaja día a día para mejorarla. En el presente torneo, Valdés ha estado 4 veces en el once ideal que elabora en cada jornada la Liga Nicaragüense de Futbol para reconocer al mejor jugador en cada posición.

Valdés, quien se considera un jugador líder dentro y fuera del campo, que le da seguridad a su equipo desde atrás, que en el uno a uno es fuerte y es agresivo en el juego aéreo, anhela que Diriangén pueda llegar a la final. Entre sus metas está volver al futbol suramericano y por qué no, llegar a Europa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus