•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Juan Manuel López ahora desea ir por más, aunque sus habilidades digan lo contrario, y Wilfredo Vázquez Jr. enganchó sus guantes.

El dos veces excampeón mundial puso fin el sábado a una inactividad de dos años con una victoria por nocaut técnico en el undécimo asalto al también exmonarca Wilfredo ‘Papito’ Vázquez Jr. en un combate en el que no hubo un título de por medio y en el que ambos púgiles puertorriqueños buscaban ganar algo de dinero y ajustar cuentas por riñas personales del pasado.

Poco más de 8 mil fanáticos acudieron a la velada presentada en el histórico coliseo Roberto Clemente de San Juan, Puerto Rico. López, quien lució lento y gastado, mantuvo la calma a través de los asaltos para, al final, aprovechar un momento de debilidad de Vázquez, llevarlo a las cuerdas, rematarlo y hacer que el réferi Ramón Peña interviniera y detuviera la acción.

Un sector del público que acudió al choque, atraído por el morbo que había provocado desde hace un tiempo la riña de estos dos púgiles, no estuvo de acuerdo con la intervención y lanzó objetos y vasos al entarimado y López tuvo que intervenir con micrófono en mano.

“Oye, oye, al público, habla ‘Juanma’ López al público. Necesito control. Esto es una guerra entre Vázquez Jr. y ‘Juanma’ López que ya se acabó y quien ganó fui yo. Vázquez es un caballo, lo demostró, pero me lo gané. Hay mucha familia y por el amor de Dios, mucho control”, dijo López, quien mejoró su récord a 35-5, 32 KOs.

Faltó acción

El evento, cuyo respaldo resultó ser uno falto de acción y de calidad boxística, fue literalmente salvado de ser un caos mayúsculo gracias a la pelea presentada por López, dos veces excampeón del mundo y por Vázquez Jr., extitular de las 122 libras e hijo del ex triple campeón Wilfredo Vázquez Oliveras.

Tras el dictamen del réferi, López se acercó a la esquina de Vázquez Jr. en donde fue agredido por el entrenador de su rival, Alberto Rivera, quien luego fue contenido por su hermano Alex Rivera y Wilfredo Vázquez Sr. El incidente amenazó con convertir el final en un motín entre ambas esquinas y el público, que también comenzaba a sentir el calor del momento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus