Harold Briceño Tórrez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hoy y durante los tres meses que dure la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), todos los martes podrán disfrutar de un resumen de las jornadas del fin de semana en esta columna. Será como el rincón de la Profesional, en el que encontrarán breves enfoques sobre los equipos, datos de los juegos, protagonistas de las series, curiosidades, críticas y mucho más.

He aquí la primera entrega del rincón de la Liga Profesional.

Granada impresiona. Consiguiendo sólidos triunfos en sus dos primeros juegos contra los Tigres de Chinandega y cayendo por la mínima ante los Indios del Bóer en el tercer duelo, el Oriental de Granada lanzó una señal impresionante de lo que piensan hacer este año. Los granadinos se presentaron como un equipo muy bien estructurado, cuyas líneas ofensivas y defensivas son lo suficientemente fuertes como para prevalecer en este campeonato. Su arranque confirmó la etiqueta de favoritos al título.

Gigantes dan miedo. Los actuales campeones demostraron no estar dispuestos a renunciar al trono. Es cierto que en su debut cayeron 8-5 ante el Bóer, pero esa derrota solo funcionó como un despertador de la ferocidad del ataque rivense. Así quedó evidenciado en el segundo duelo contra los Indios, a los que vencieron 11-2 con una despiadada ofensiva de 20 imparables. Su furia tampoco tuvo misericordia de los Tigres de Chinandega, a los que doblegaron 15-1 con un bombardeo de 17 cañonazos. Ese ataque comandado por Wuilliam Vásquez, Jonel Pacheco, Luis Allen, Dwight Britton y Darrel Campbell mete mucho miedo.

Indios se defienden. El Bóer, si bien es cierto no es un equipo que atemorice al extremo, mostró en el inicio de la temporada que no será un conjunto fácil de vencer. En tres juegos consiguieron par de victorias, ambas ante los favoritos a disputarse el título, Rivas y Granada, provocando que el primer fin de semana de la Profesional acabara con un triple empate en la cima. El picheo abridor de los Indios no convenció en su primera presentación, situación que no puede seguirse repitiendo. Carlos Monasterios permitió cuatro carreras limpias en 4.1 inning, Jean Granados 5 anotaciones en tres episodios y Luis Hernández cuatro carreras limpias en cinco entradas. Un inicio no tan alentador.

Tigres naufragan. El conjunto de Chinandega flaqueó, sufrió y perdió sus tres primeros juegos, provocando una reunión de emergencia entre los encargados del equipo, en la que tratarían de encontrar una respuesta al naufragio inicial. En tres duelos, la ofensiva chinandegana solo fue capaz de producir cinco carreras, mientras su picheo era atormentado con 28. Esto indica que hizo falta el bateo oportuno y que no se contó con un picheo que acabara con la amenaza contraria. Este mal inicio preocupa pero no hunde, aún queda mucho camino por recorrer y los Tigres cuentan con el personal para hacerlo de la mejor manera.

Festival de imparables. El fin de semana los estadios de los cuatro equipos en contienda fueron testigos de una lluvia de imparables. Solamente en el primer juego entre Granada y Chinandega se conectaron menos de 20 hits (13). En el resto de juegos las artillerías se desbordaron conectando imparables. Por ejemplo, en los dos duelos entre Rivas y Bóer se ligaron 52 cañonazos, 30 de los Gigantes y 22 de los Indios. En la serie Granada-Chinandega se conectaron 35 incogibles, 22 de los sultanecos y 13 de los felinos. El conjunto más hiteador fue el Rivas con 47 indiscutibles. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus