•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Bayern de Múnich certificó ayer su pase a octavos de la Liga de Campeones un doblete del polaco Robert Lewandowski con el que el equipo bávaro remontó ante el PSV Eindhoven holandés (1-2), que se había adelantado al inicio de la primera parte con un tanto en fuera de juego del colombiano Santiago Arias.

Los germanos, con nueve puntos en cuatro jornadas, son segundos en el grupo D, por detrás del Atlético de Madrid, con doce, al que intentará arrebatar aún la primera plaza.

Con la derrota en casa, el PSV perdió las opciones matemáticas de meterse entre los dieciséis mejores equipos de Europa, al igual que el Rostov, que cayó por 2-1 en el Vicente Calderón.

Los alemanes, sin los lesionados Javi Martínez y Franck Ribery, alardearon de precisión técnica desde el inicio, y en el minuto 4 Robert Lewandowski aprovechó un balón bombeado para inventarse una vaselina de cabeza que se estrelló en el travesaño.

Pero fue el PSV el que diez minutos después se adelantó con un cabezazo de Santiago Arias. El colombiano aprovechó el rechace a un primer remate de Propper e inauguró el marcador, en clara posición de fuera de juego que el árbitro no señaló.

INSISTENTES

La escuadra alemana perseveró hasta forzar un penalti por mano —protestada— del mexicano Andrés Guardado al cortar un centro por la derecha del lateral Philipp Lahm. Lewandowski no perdonó y batió a Remko Pasveer por la izquierda.

El empate encendió el partido, con los de Eindhoven buscando a la contra el gol que les diera la supervivencia y los alemanes peleando por el liderato de grupo por sexto año consecutivo. Y el PSV aguantó el tipo hasta el descanso.

Ancelotti quitó a Kimmich (64’), para dar entrada a Coman e introdujo también al brasileño Douglas Costa en detrimento de Arjen Robben, que se medía por primera vez contra el equipo al que llegó con 18 años y en el que creció como futbolista entre 2002 y 2004, antes de fichar por el Chelsea, Real Madrid y Bayern de Múnich.

El gol de la remontada en el minuto 73 petrificó a los holandeses, que nada pudieron hacer hasta el pitido final para evitar una derrota que les deja fuera de la Liga de Campeones, competición que ganaron en 1988.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus