•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Real Madrid no pudo sellar su clasificación matemática para los octavos de final de la Liga de Campeones, tras empatar 3-3 ayer en la cuarta jornada del grupo F, en su visita al Legia de Varsovia, frente al que Cristiano Ronaldo tampoco pudo alcanzar los 100 tantos europeos.

En un estadio sin público, por la sanción que pesaba sobre el Legia debido al comportamiento de sus ultras en el pasado, el Real Madrid desaprovechó una ventaja de 2-0, cuando la victoria le hubiera permitido clasificarse automáticamente.

El galés Gareth Bale (minuto 1) y el francés Karim Benzema (35) adelantaron a los hombres de Zinedine Zidane, pero el Legia aguó la fiesta española reequilibrando después con las dianas del belga de origen ghanés Vadis Odjidja (40) y del serbio Miroslav Radovic (58).

Incluso el Legia se puso por delante en el 83, por medio del francés Thibault Moulin, pero en el 85, el croata Mateo Kovacic permitió al Real Madrid evitar la derrota.

Cristiano Ronaldo, que lleva 98 tantos en competiciones europeas y 96 en Liga de Campeones -95 en fase de grupos y uno en fase previa-, no pudo sumar y tendrá que esperar para ser ‘centenario’.

En la clasificación, el Real Madrid, que hace dos semanas arrolló al Legia 5-1 en el Santiago Bernabéu, suma 8 puntos. Es segundo de un grupo en el que es líder el Borussia Dortmund (10 puntos), ya clasificado tras derrotar 1-0 al Sporting de Lisboa este miércoles.

El equipo portugués es tercero de grupo, con 3 puntos, y el Legia cierra con 1, el sumado en esta ocasión.

No hubo casi tiempo para que Legia y Real Madrid se asentaran en el campo antes de que llegara el primer gol.

Fue a los 55 segundos, cuando el galés Gareth Bale firmó con una espectacular volea después de que Cristiano peinara el balón, el tanto más rápido de la historia del Real Madrid en la Liga de Campeones, superando el logrado por Karim Benzema hace cinco años a los 83 segundos.

Despertar polaco

Con el margen de dos tantos llegó la relajación ‘merengue’ y el despertar polaco. Antes del descanso y ante la pasividad de la defensa de los españoles, que le permitió buscar el disparo, Vadis Odjidja envió un tiro desde la frontal del área, que sorprendió a Keylor Navas (minuto 40).

Ese gol resucitó al conjunto de Varsovia, que afrontó con ánimos renovados la segunda mitad. El 2-2, llegó en el 58 por medio del serbio Miroslav Radovic, con otro tiro desde la frontal del área. El francés Moulin, tras recibir del serbio Aleksandar Prijovic en el 83, puso el tercero en el 83, con un disparo con rosca.

El naufragio del Real Madrid era total, pero Kovacic lo mitigó en el 85, recibiendo de Dani Carvajal de tacón y enviando un fuerte tiro al palo contrario, que dejó el choque en el 3-3 definitivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus