•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los pronósticos siguen siendo reservados en torno a la recuperación de Arnulfo Obando, entrenador de Román “Chocolatito” González. Obando, que sufrió un derrame cerebral la madrugada del pasado lunes y fue operado el miércoles por médicos del Hospital Vivian Pellas, todavía no ha mostrado ningún signo de reacción tras ser intervenido quirúrgicamente.

Según Morlan García, promotor de NFC, empresa que promueve artes marciales mixtas (AMM), a Obando ayer se le quitó los sedantes y están esperando que en algún momento despierte y así valorar las secuelas del derrame y los resultados que dejó la operación del miércoles. “¡Ay, pipito!, mi hermano aún está delicado, esto no es un proceso fácil, hay que seguir pidiéndole a Dios para que haga el milagro”, comentó García.

El amigo de Obando explicó que se han presentado algunas complicaciones tras la operación. “Tiene algunos problemitas en los pulmones, porque vos sabés que él fumaba mucho, entonces eso le dificulta la respiración. Además le ha dado calentura, lo cual aumenta su presión arterial, pero los médicos lo han mantenido controlado gracias a Dios”, agregó García.

Obando, de 53 años de edad, fue boxeador en los años 70, realizando solamente tres combates profesionales. Tuvo balance de tres triunfos sin derrota y se retiró del boxeo. En múltiples ocasiones, contó que uno de sus anhelos era convertirse en ingeniero. Nunca pudo materializar su sueño, pero la vida le tenía un futuro brillante como entrenador.

Su primer éxito grandioso fue convertirse en el primer entrenador nica en lograr que un púgil de nuestro país se convirtiera en campeón del mundo. Fue en el 2003, cuando dirigiendo a Eduardo “Ray” Márquez se agenciaron el título mínimo (105 libras) avalado por la Organización Mundial de Boxeo (OMB), destronando al español Juan Mata.

7 días hospitalizado lleva Arnulfo Obando.
    

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus