•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Barcelona ganó ayer 1-2 al Sevilla, se redimió de su derrota en la Liga de Campeones contra el City con una gran reacción en el segundo tiempo y asaltó el fortín del Sánchez Pizjuán, llevado por un gran Messi, donde también había ganado esta temporada el propio equipo catalán en la ida de la Supercopa de España (0-2).

En un partido disputado y vibrante, con un tiempo para cada equipo, el Sevilla fue muy superior en la primera mitad y se adelantó con un tanto de Vitolo en el primer cuarto de hora, pero Messi empató poco antes del descanso con su gol número 27 a los sevillistas, y en el segundo período Luis Suárez amarró el triunfo con el 1-2 para los barcelonistas, que incluso pudieron golear.

Con el Barcelona segundo y el Sevilla tercero a un solo punto, ambos llegaban a la cita con bajas, sobre todo los azulgrana y en especial en su defensa, al estar Mathieu, Piqué, Jordi Alba y Aleix Vidal lesionados, además de Iniesta. Al equipo andaluz le faltaban atrás los argentinos Nico Pareja, por lesión y Mercado, sancionado.

Arranque frenético

El partido tuvo un comienzo trepidante. El conjunto entrenado por el argentino Jorge Sampaoli salió con muchísima intensidad, con ambición y con una presión asfixiante que ahogó al Barcelona, que sufrió en demasía al no hallar el rumbo y pasó muchos problemas.

Los pupilos de Sampaoli salieron con las ideas muy claras, a atosigar y mucha presión, y un cuadro culé vulnerable y perdido para aprovechar algún robo de balón, lo que además acompañó con buen futbol, vertical y profundo, con Vitolo muy entonado. Tras un tiro cruzado del uruguayo Luis Suárez, que despejó Sergio Rico a los 2 minutos, los hispalenses tuvieron dos buenas ocasiones, pero ni escudero, el nuevo internacional tras ser llamado por Julen Lopetegui ni Vitolo atinaron, lo que dio paso a otra nítida opción, ahora en el área local, que desperdició el brasileño Neymar.

Marca Vitolo

En el contraataque posterior, el que sí aprovechó la oportunidad de abrir el marcador fue el canario Vitolo, que, tras un pase de Sarabia, se fue por velocidad de Sergi Roberto e hizo el 1-0 al batir por bajo a Ter Stegen en el primer cuarto de hora de partido.

También rozaron el gol Vietto ante la endeblez de la zaga azulgrana, pero tiró desviado, y Vitolo a tres minutos del descanso. Así, el Sevilla dejó pasar la opción de noquear a un Barsa superado y muy flojo en este primer período, y terminó pagándolo porque Leo Messi, el astro argentino, no perdonó en su primera aparición seria.

A dos minutos del descanso, el argentino, hasta entonces apagado, recibió un pase de Neymar en la frontal del área y logró el 1-1 con un zurdazo perfectamente ajustado al poste derecho de Rico. El golpe fue certero y demostró la valía de una estrella mundial como Messi.

En la reanudación, el panorama cambió por completo. Messi fue ahora una pesadilla para la zaga del cuadro local, que perdió toda su frescura anterior ante el control de los azulgranas. Aun así, esta ofensiva del Barsa fue un presagio de lo que pasó superada la primera hora de juego, pues llevó su superioridad al marcador al marcar el 1-2 Luis Suárez, su octavo gol en la Liga, de un tiro cruzado desde la derecha tras un buen pase de Messi.

Los catalanes elevaron su nivel e incluso pudieron ampliar su renta en dos de Luis Suárez, pero, muy escorado, remató fuera tras salvar la salida de Sergio Rico, que precisamente impidió que marcara en el 75. De ahí al final los sevillistas, que reclamaron un posible penalti de Umtiti sobre Correa en el tiempo añadido, lo intentaron a base de corazón, pero no lograron ningún fruto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus