Harold Briceño Tórrez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Saludos, estimado lector, esta es la segunda entrega de lo que podría llamarse el rincón de la Profesional. Les recuerdo que cada martes encontrarán en mi columna un resumen de la última jornada del beisbol de más alto nivel que se juega en nuestro país. Esta vez hay mucho de que hablar, como el resurgimiento de los Tigres de Chinandega, los lideratos, las figuras y los datos más interesantes que dejó la jornada.

Dan señales de vida. El inicio de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN) fue caótico para los Tigres de Chinandega, equipo que perdió los tres primeros duelos que disputó en la competencia, obligando a sus directivos a realizar una reunión de emergencia, la cual tuvo como resultado la salida de Erick Epifanio, Abraham Elvira, Saydel Beltrán y Diomar López, cuyos lugares fueron relevados por Horace Rigby, Marcos Frías, Nate Sampson y Norman St. Clair. Tales cambios parecieron hacer efecto y los felinos reaccionaron en la segunda jornada, acumulando balance de tres victorias y una derrota, récord que les permitió estar empatados con los Indios del Bóer en el último lugar con registro de 3-4. Si bien es cierto los Tigres no se han presentado como un equipo mete-miedo, sin embargo su mejoría, enviando señales de vida, es estimulante. En esta segunda jornada se les vio con un bateo más oportuno y un picheo más efectivo.

Gigantes dominan. Hasta ahora el equipo más temible es los Gigantes de Rivas, un conjunto de llamativo funcionamiento integral. Su picheo, aunque sin lucir imbatible, presenta un alto grado de solvencia y su bateo, comandado por Marck Joseph (.469), Anderson Feliz (.452) y Wuilliam Vásquez (.448), en todo momento representa un peligro escalofriante. Los rivenses presentan el mejor picheo colectivo de la liga con una efectividad de 3.68, seguidos por el Oriental de Granada (3.97), Tigres de Chinandega (6.02) y los Indios del Bóer (6.07). Los Gigantes también dominan el departamento ofensivo, exhibiendo un promedio de .356, muy por encima de Chinandega (.309),  Bóer (.294) y Oriental (.285).

Ojo con ellos. En medio de una Liga Profesional, es inevitable no estar a la expectativa de los peloteros que con el pasar del tiempo y gracias a sus grandes ejecutorias se van convirtiendo en figuras del campeonato. En esta edición Curt Smith, artillero de Chinandega, está sobresaliendo por el poder de su swing, pues lidera el departamento de cuadrangulares con cuatro. Otro que está brillando a la ofensiva y que en cada turno agiganta sus proyecciones es el chavalo William Rayo, jugador felino que es líder de bateo con promedio de .579. Les aconsejo no perderlo de vista. Por su parte, Vásquez, figura indiscutible de esta Profesional, y su compañero Anderson Feliz se convertirán en figuras por su capacidad de remolcar carreras, pues hasta ahora son líderes en empujadas con 12. En cuanto al picheo, sigan con lupa las actuaciones de Eulogio de la Cruz, el carabinero de Granada que presenta balance de 1-0 y que en 15 episodios completos lanza para 1.20 y poncha a 13 rivales, líder en ese rubro. Inevitable seguir 
las huellas de Jonathan Aristil y José Rosario, ambos del Rivas y con récord de 2-0.

¡Cuidado Monasterios! Carlos Monasterios, designado por Juan Padilla como el líder de la rotación de los Indios del Bóer, parece no ser el mejor candidato para tal asignación. El venezolano exjugador de Grandes Ligas no ha logrado llegar a cinco entradas completas en sus dos primeras aperturas. En sus primera aparición, en el juego inaugural, tiró 4.1 innings, en los que permitió cinco carreras, cuatro de ellas limpias. En su segunda salida laboró durante 3.2 episodios, en los que le fabricaron tres anotaciones limpias. La vulnerabilidad de su picheo lo convierte hasta ahora en un pícher sinónimo de inseguridad, pues lanza para 7.88. Sus actuaciones lo ponen como uno de los principales candidatos a salir de la Tribu. ¡Cuidado Monasterios!

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus