•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Granada y Rivas, los dos grandes favoritos a coronarse en la Liga Profesional, protagonizaron anoche un duelo de atractivo desarrollo y de final dramático. Hasta el noveno episodio el dominio le perteneció a los sultanecos, que llegaron a esa instancia ganando 6-2, pero ante el asombro de todos, el brillante cerrador Darwin Cubillán no pudo sostener la ventaja y tras llenar las almohadillas recibió el doblete barrebases que empató el juego 6-6. Salió el hasta ayer indescifrable y su lugar lo ocupó José Elías Villegas, quien luego de permitir que las bases se congestionaran fue víctima del imparable de Ronald Rivera, que estableció el 7-6 definitivo.  Los Gigantes amanecieron en la cima con balance de 5-3, mientras que el Oriental despertó empatado en el segundo lugar con los Tigres de Chinandega, con récord de 4-4.

En el génesis del encuentro, cuando en las butacas los aficionados apenas empezaban a acomodarse, el abridor granadino Gustavo Martínez se metió a zona de peligro y le fue inevitable salir ileso. Imparables consecutivos dentro del cuadro de Omar Obregón y Anderson Feliz y base por bolas al siempre intimidante William Vásquez llenaron las almohadillas, para que luego apareciera el venezolano Luis Allen y remolcara la primera carrera de los Gigantes con un elevado de sacrificio por el jardín derecho.

A la calle

Durante las tres primeras entradas José Escalona, abridor de los Gigantes, mantuvo en cero a la novena del Oriental.

Sin embargo, en el cuarto episodio aparecieron Donell Linares y Juan Carlos Tórrez para darle vuelta a la pizarra. Con Linares en la primera base producto de imparable al jardín izquierdo, Tórrez descifro con violencia un lanzamiento de Escalona y envió la pelota al otro lado de la barda, modificando el marcador de 1-0 a 2-1.

Perder la ventaja no espantó a la ofensiva rivense, que en tan solo el cierre del cuarto inning empató el juego, aprovechando un error en tiro de Iván Marín a la inicial tras batazo de Justo Rivas y cañonazo remolcador del costeño Dwight Britton.

Ventaja definitiva

En un instante, los sultanecos volvieron a tomar la ventaja. Escalona le otorgó base por bolas a Freddy Guzmán, quien tras robarse la segunda base exhibiendo su velocidad, anotó la tercera carrera granadina como producto del doblete de Eduardo Thomas. Dos entradas más tarde, sacándole provecho a otro robo de almohadilla de Guzmán, los Tiburones se alejaron 4-2 gracias al cañonazo remolcador de Linares, quien en la novena entrada remolcó las últimas dos con otro imparable. Entonces, cuando parecía que todo se había acabado, despertó la ofensiva sureña y logró una remontada dramática. Ganó Evertz Orozco (1-0) y perdió Cubillán (0-1).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus