•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por tercera vez en la semana, los familiares de Arnulfo Obando decidieron no desconectarlo del ventilador artificial que lo mantiene con vida en el Hospital Metropolitano Vivian Pellas. Obando, quien sufrió un derrame cerebral el pasado 31 de octubre y este lunes fue diagnosticado con muerte cerebral, sigue batallando y afuera de la sala de cuidados intensivos sus seres queridos esperan un milagro.

Y es precisamente esa fe de que ocurra un suceso sobrenatural, lo que ha postergado la decisión de los familiares respecto a desconectar o no a Obando. “Creo que Dios lo puede levantar de esa cama, estamos creyendo en un milagro, sentí su pulso más fuerte y lo vi mejor físicamente”, dijo Jazmina Obando, hermana del entrenador, este miércoles por la mañana.

Obando fue boxeador en los años 70, realizando solamente tres combates profesionales. Tuvo balance de tres triunfos sin derrota y se retiró del boxeo. En múltiples ocasiones, Obando contó que uno de sus anhelos era convertirse en ingeniero. Nunca pudo materializar su sueño, pero la vida le tenía un futuro brillante como entrenador.

Su primer éxito fue convertirse en el primer entrenador nica en lograr que un púgil de nuestro país se convirtiera en campeón del mundo. Precisamente eso fue lo que ocurrió en 2003, cuando dirigiendo a Eduardo “Ray” Márquez se agenciaron el título mínimo (105 libras) avalado por la Organización Mundial de Boxeo (OMB), destronando al español Juan Mata.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus