•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Bélgica no logró culminar la remontada ante una Holanda que se adelantó en el marcador con un penalti transformado por Davy Klaassen y que fue contrarrestado con el gol del jugador del Atlético de Madrid Yannick Carrasco, en la segunda mitad.

El conjunto dirigido por Roberto Martínez se presentó en el Ámsterdam Arena con una defensa de circunstancias debido a la lesión de última hora del defensa central Vincent Kompany y con sorpresa en la portería, donde jugó Mignolet en lugar de Courtois, portero titular habitual de Bélgica.

El equipo belga formó con una defensa de tres y sin delantero centro, al quedarse Romelu Lukaku de inicio en el banquillo, y con jugadores rápidos y habilidosos en la zona de ataque.

Por su parte, la “naranja mecánica” jugó con su formación clásica de 4-4-2, con un centro del campo muy poblado y dos delanteros, Lens y Jansen.

El partido comenzó con claro dominio belga, que controló la posesión y jugó gran parte del tiempo en campo contrario.

Sin embargo, y a pesar de la gran movilidad de Carrasco y Hazard entre líneas, el equipo belga evidenció la falta de un delantero centro que generara ocasiones claras de gol.

Bélgica presionaba la salida de balón provocando continuas pérdidas y un juego poco fluido en los holandeses.

Además, Holanda sufrió las lesiones del centrocampista Sijn Schaars y del delantero Jansen, que tuvieron que ser sustituidos en la primera parte por Jordy Clasie y Bas Dost, respectivamente.

A pesar del control belga, fue Holanda la que se adelantó en el marcador gracias a un claro penalti cometido por Jan Vertonghen, que agarró dentro del área a Lens cuando éste se disponía a disparar a puerta.

El penalti, transformado por el centrocampista del Ajax Davy Klaassen, fue la primera aproximación del conjunto holandés sobre la portería de Mignolet.

Carrasco al ataque

La proyección ofensiva de Bélgica, en el que destacaron por encima del resto Carrasco y Hazard, dejando varios detalles de calidad, no se transformaba en ocasiones de gol. En la segunda parte, Carrasco se echó al equipo a la espalda y provocó la jugada que podría haber significado el segundo penalti de la noche y el empate de su equipo. Tras marcharse de dos rivales, Carrasco fue derribado dentro del área, pero el árbitro señaló equivocadamente que la falta había sido fuera de la misma.

Con la entrada de Romelu Lukaku, el conjunto belga aumentó el asedio sobre la portería holandesa y gozó de claras ocasiones para conseguir el empate.

El premio al dominio belga llegó en la jugada más inesperada, a través de un disparo lejano de Carrasco, que tras rebotar en un defensa, acabó en el fondo de las mallas sin que Stekelenburg pudiera hacer nada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus