•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los juegos del Bóer, sobre todo sus victorias, son prohibidos para quienes padecen de la popular presión alta, y por supuesto de los estresados, o peor aún, cardíacos. Fue necesario un remate con nervios de acero de Jorge Bucardo, quien pese a otorgar un boleto con casa llena, viendo recortarse peligrosa y angustiosamente la distancia de 6-3 a 6-5, ponchó a Obregón y Feliz, evitando un final infeliz para los Indios.

CERRAR OJOS Y CRUZAR DEDOS

El escenario no podía ser más tenebroso. Fue un final de cerrar ojos y cruzar dedos. Después de ver a Polanco y Bucardo bolear a Britton y Joseph con bases llenas, sacar dos outs sin permitir el empate, o quedar tendidos, parecía improbable. La tragedia parecía estar dibujada, pero Bucardo se enderezó, y logró inyectado de autoridad, esos ponches que inmovilizaron a Obregón y Feliz, salvando al Bóer de otro hundimiento, después de la fugaz y casi fatal presencia en la colina de Ángel Cabrera, metiendo a tres sureños en las bases sin out, provocando alarma en las casas de los boerístas, que veían amenazada la ventaja de 6-3. Polanco, que ponchó a Rivas, salió afectado después de una base por bolas y entró Bucardo para sujetar la victoria.

Nuevamente el punch, tesoro invaluable, decide una batalla. Jonrones consecutivos de Vladimir Frías y Juan Carlos Urbina, borraron una desventaja 1-3 y derribaron a los Gigantes, haciéndolo caer como el Cíclope Polifemo que nos grafica Homero en la Odisea, facilitándole al Bóer la posibilidad concretada de una rachita de dos victorias al imponerse 6-3, aprovechando la inseguridad de los brazos que German Mesa sacó del bullpen en busca de no perder de vista a la tribu, intento frustrado.

INDIOS PEGAN PRIMERO

El Bóer, sin ejercer tanta presión como lo había hecho Rivas en tres ocasiones durante los primeros innings frente a Luis Hernández, excepto una dos a bordo sin out en el segundo por hits seguidos de Giménez y Reynolds, una amenaza congelada por el batazo para doble play de Mateo y el ponche a Jilton, anotó primero en el cierre del cuarto con dos outs y bases limpias. Fue un ataque rápido y efectivo: doble de Reynolds y estocada de Mateo. La intriga, era ver si Hernández, a punto de ser sacado antes del doble play salvador realizado por Robles en el inning anterior, lograba asentarse. La base por bolas a Joseph como primer bateador del quinto, obligó al mánager Padilla a llamar urgentemente a Braulio Silva, el ganador de la noche anterior con un inning de relevo.

Obregón se sacrificó colocando el empate en segunda y un hit dentro del cuadro de Anderson Feliz, aprovechando la tardía asistencia de Silva en el primer costal, llevó a tercera al veloz Joseph. Hit de Vásquez alargando a 11 su racha, empató el juego, y después del ponche a Pacheco, hits seguidos de Allen y Campbell, este último casi decapitado por un gran lance de Reynolds quien tiró mal, facilitaron dos carreras y los Gigantes tomaron momentáneamente las riendas del juego con ventaja de 3-1.

BRUTAL CONTRAGOLPE

Los Indios contragolpearon en un abrir y cerrar de ojos después del hit de Arnold Rizo con un out, utilizando el punch de Vladimir Frías y Juan Carlos Urbina, quienes dispararon largos jonrones consecutivos, uno por la derecha y el otro por la izquierda, adelantando al Bóer 4-3 sin poder alegrar una tribunas tristemente vacías. Un aporte importante fue el agregado de la quinta carrera de los Indios en el séptimo. Hit de Robles y boleto a Frías, sacaron de escena al relevista Wilfredo Amador y el joven Jaysson Aburto no pudo evitar la ampliación 5-3. Consecuencia de un roletazo de Urbina y largo batazo empujador de Giménez. Una especie de tiro de gracia asestó el Bóer en el cierre del octavo, pese a ser afectado por un doble play con dos a bordo sin out, al conectar Arnold Rizo, más hit remolcador de Mateo, estableciendo un 6-3, algo tranquilizante, no lo suficiente, porque fue necesario usar tres brazos para ese noveno inning de dos carreras, sellando el 6-5. Los dos ponches de Bucardo, evitaron una tragedia india.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus