•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de cada inning defensivo de los Marlins, Martín Prado es a quien se le tira la bola al completarse el tercer out. Cuando Don Mattingly dejó que un jugador dirigiera el último juego de Miami en el 2016, el venezolano fue el señalado para hacerlo.

Y cuando falleció el lanzador cubano José Fernández el 25 de septiembre, Prado dio la cara ante la prensa y en otras presentaciones públicas en ese momento tan difícil para todos.

Sin duda, el veterano de 33 años se ha establecido como uno de los líderes más destacados en un equipo de Grandes Ligas.

“El mejor adjetivo es ‘profesional’”, dijo acerca de Prado el presidente de operaciones de beisbol de los Marlins, Michael Hill, al tocar el tema. “Es un verdadero profesional dentro y fuera del terreno, un líder dentro y fuera del terreno.

Es bien respetado, no solo en nuestro club house, sino también por todo el beisbol, por la forma en que hace las cosas en el juego”.

Un versátil jugador siempre que fue convocado al Juego de Estrellas como ‘utility’ cuando vestía el uniforme de los Bravos. Prado ha jugado mayormente en la tercera base con los Marlins desde el 2015. Su producción al bate es sólida: promedio/porcentaje de embasarse/slugging de .305/.359/417 en el 2016, con 37 dobles, ocho jonrones y 75 empujadas.

Más que números

Pero además de los números y su buena defensa en la tercera almohadilla, es el liderazgo de Prado que le valió en septiembre una extensión de contrato de tres años y US$40 millones. Cuando se trata de Prado, otro adjetivo que se podría usar para describirlo es “intenso”.

“Procura que sus compañeros den lo mejor de sí. Los reta a ser los mejores jugadores posibles”, concordó Hill. “Él quiere ganar y les pone ese estándar a nuestros jugadores para que se preparen y hagan lo necesario para ganar la mayor cantidad de juegos posible”, dijo.

“Cuando él pisa el terreno, no se trata de fraternización ni amigos, sino conseguir la victoria. Eso es lo que espera de sus compañeros y es importante para un róster joven y talentoso, como el que tenemos”.

Con la excepción de Ichiro Suzuki, quien jugó un promedio de dos o tres veces a la semana, Prado fue en el 2016 el único jugador de la alineación titular de los Marlins con más de 30 años de edad. Se espera que el equipo siga así de joven con el 2017 en la mira. Y también se espera que Prado continúe cumpliendo el rol de líder dentro y fuera del diamante.

“A veces los jóvenes no entienden exactamente lo que está de por medio, así que es bueno contar con esa clase de liderazgo para ayudar a guiarlos”, manifestó Hill.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus