•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert se mantiene a la expectativa de los movimientos que los Reales de Kansas City están haciendo en el presente mercado de Grandes Ligas, sobre todo, porque el retorno de Mike Moustakas lo pone en una situación de reubicación dentro del equipo. Recientemente se conoció la noticia de que el bateador designado cubano Kendrys Morales no seguirá más con los campeones mundiales del 2015, pues firmó por tres años con los Azulejos de Toronto. Ese cambio abre las puertas a que el nicaragüense pueda ser colocado como el nuevo bateador designado de los Reales. 

Primeramente se habló que el originario de Corn Island podría jugar la segunda almohadilla, pero según declaraciones del gerente general de los Royals, Dayton Moore, la salida de Morales los obliga a pensar en un plan “b” que involucra al toletero nica. 

Cuthbert, un comprobado cazador de oportunidades, debe aprovechar el nuevo espacio que Kansas City le ofrezca, pues el hecho que piensen en cómo mantenerlo en la alineación significa que él representa una pieza importante para el equipo. Si bien es cierto, la dirigencia manifestó el deseo de conseguir a cañoneros como Mike Napoli y Carlos Beltrán, todo parece indicar que Cheslor es la primera opción para suplir a Morales.

Desde cierto ángulo es positivo que el equipo se interese en que Cuthbert se mantenga activo en el line-up, aunque al dejarlo como bateador designado se le despoja de su principal herramienta: la defensiva. Está claro que el muchacho mostró grandes mejorías en su bateo, pero no hay duda que su principal virtud es su guante. 

Sin embargo, Cheslor no debe desaprovechar la oportunidad de mostrar que también puede convertirse en un bateador efectivo, oportuno y necesario. Nadie puede negar que mostró valentía la pasada temporada, en la que constantemente sostuvo rachas de partidos consecutivos conectando de imparables. Este año Cheslor debe esforzarse al máximo para alcanzar la madurez como bateador, pues ello le abrirá más puertas. Él tiene la capacidad para hacerlo y ha demostrado que no le huye a los retos, al contrario, se faja con bravura. 

Cheslor terminó la temporada bateando para .274, como resultado de 130 imparables en 475 turnos al bate. De sus incogibles 28 fueron dobles, uno triple y 12 cuadrangulares. A lo largo del año empujó 46 carreras y anotó 49.

.274 el promedio ofensivo de Cheslor Cuthbert en la pasada temporada.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus