•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un día después de ser fácilmente descifrados por la artillería nicaragüense, los lanzadores de la selección de Perú siguen sin olvidar la pesadilla que les tocó vivir en el estadio de los Broncos de Reynosa. Todavía estremecidos por la ofensiva pinolera, los carabineros peruanos continúan preguntándose: ¿cómo frenarlos? Al menos por ayer, les fue imposible encontrar la respuesta, pues con un ataque de seis cuadrangulares y 18 carreras, la tropa azul y blanco los noqueó en cinco episodios, en un duelo que representó el debut de ambas novenas en el Campeonato Panamericano Sub-14.

El picheo del equipo sudamericano no tuvo sosiego, pues el castigo de los nicas fue constante. En tan solo el primer episodio, el chavalo Elián Rayo, conocido por sus brillantes actuaciones con la selección Infantil AA en el Campeonato Mundial de Taiwán y en el Panamericano de Managua, sacudió al abridor peruano con un kilométrico bambinazo que se extendió más allá de los 340 pies de la barda del jardín izquierdo. Según rumores, en México siguen esperando que la pelota vuelva de las alturas. Ese trancazo de Rayo puso el marcador 3-0 y fue el inicio de un ataque apabullante. 

Se unen a la fiesta

Contagiado por el entusiasmo y la furia del siempre incidente Rayo, Engel Suárez continuó con la ofensiva tumbando la cerca en la segunda entrada. Tras él apareció José Aráuz, quien conectó cuadrangular en dos turnos consecutivos, uno en el tercer episodio y el otro en la cuarta entrada, convirtiéndose en una de las figuras de la aplastante victoria nicaragüense. En el quinto inning, como si el castigo no había sido suficiente, Carlos Lacayo y Suárez, este último por segunda vez en el juego, ligaron sendos trancazos de cuatro esquinas, para establecer el nocaut. Ante un ataque tan inmisericorde, la selección peruana careció de reacción, cediendo el botín sin ofrecer mayor resistencia que una carrera.

En resumen, la ofensiva tuvo un desempeño fantástico. Suárez bateó de 5-4 (2HR), además anotó y remolcó cuatro carreras. Por su parte, José Aráuz (3-2) anotó cuatro carreras y empujó otras tres, mientras que Rayo ligó de 5-3 con un jonrón, tres empujadas e igual número de anotadas. 

Invulnerable

Con la ofensiva luciendo intimidante, el picheo pinolero se estableció y no le permitió rebeliones al bateo sudamericano. El encargado de abrir el juego fue el muchacho Marcell Villareyna, carabinero esteliano que en cuatro entradas completas solo permitió cuatro imparables y una carrera, ponchando a cinco adversarios. Marcell también se destacó a la ofensiva bateando de 3-3 con par de remolques. La última entrada la trabajó David López, quien no atravesó dificultades.  

Hoy, con el entusiasmo al máximo nivel gracias al categórico triunfo ante Perú, la tropa nacional se enfrentará al combinado de Honduras, en duelo que se perfila favorable para la azul y blanco. El encargado de abrir ante los catrachos es Bismarck Pavón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus