•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre las historias negras del deporte, siempre estará obligándonos a fruncir ceños, los Olímpicos de Seúl en 1988. Por culpa de Ben Johnson, quien se impuso a Carl Lewis en una espectacular final de 100 metros con el entonces fantástico tiempo de 9.79 segundos. El mundo quedó asombrado, pero ese asombro creció mas golpeando mandíbulas, cuando Johnson registró positivo en la prueba de dopaje por el uso del estanozolol, una sustancia prohibida.

El impacto fue brutal. Desde entonces, la guerra contra el dopaje ha sido tan larga e intensa como las del Peloponeso, y pese a tantos casos escandalosos con drásticas sanciones aplicadas, el problema continúa, como un dolor de cabeza permanente.

Esta mañana, en el Hotel Crowne Plaza, el Comité Olímpico Nicaragüense, que preside Emmett Lang, organiza un seminario educacional antidopaje, con el apoyo de la Agencia Mundial para América Central y la Agencia española de protección a la salud. La actividad está programada entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde, según lo comunica Moisés Ávalos, funcionario de divulgación del CON.

No es la primera vez que el organismo olímpico nacional realiza esfuerzos educativos, colocando al dopaje sobre el tapete. Casos como los de Orlando Vásquez, a quien le quitaron las tres medallas obtenidas en los Panamericanos de Indianápolis por uso inadecuado de diuréticos, consecuencia de la falta de conocimientos, hacen que el Comité Olímpico casero se interese en lo educativo.

Otro caso estremecedor y aún bajo sospecha de diagnóstico equivocado fue el de Javier Sotomayor, el saltador de altura cubano, todavía dueño del récord mundial con 2.45 metros, en los Juegos Panamericanos de Winnipeg en 1999. 

El seminario será dirigido a 35 oficiales de control antidopaje, presidentes de Federaciones, atletas, entrenadores, cronistas deportivos y otros interesados. Estarán al frente del seminario, el Dr. Enrique Gómez y los expertos españoles Alberto Yelmo Bravo y Antonio de Campos.

Cuando estuvieron aquí hace unos meses, explicaron lo siguiente: “No hay que doparse, no hay que hacer trampas, no pueden conspirar los atletas contra ellos mismos a sabiendas que el éxito obtenido utilizando recursos ilícitos, no compensa porque los logros son desconocidos y no escapas a las sanciones”. Hablaron que ese tipo de conducta anti-deportiva es asunto educativo y se refirieron a la poderosa atracción de la fama y la fortuna como consecuencia del crecimiento del mercantilismo en el deporte.

9 de la mañana de este domingo, está programado que inicie el seminario orientativo sobre el tema del dopaje. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus