Luis Núñez Salmerón
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

LeBron James, acaba de hacer historia (nuevamente), al llegar a los 27 mil puntos en la NBA (National Basketball Association), la mejor liga del mundo. Esto lo  hizo siendo el jugador más joven de la historia de esta liga en obtenerlo (31 años, 317 días). Antes, el más joven era Kobe Bryan, con 32 años, 160 días. 

Según los registros de la liga, James ocupa el lugar número diez entre los mejores anotadores de la historia de la NBA y al finalizar la liga, podría quedar entre sexto o séptimo, superando a monstruos como Moses Malones, Elvin Hayes y Shaquille O´Neal, para llegar el próximo año a 30,000 puntos o más. Una vez llegado a esta cifra, volvieron nuevamente las comparaciones, el plato fuerte de los periodistas deportivos. 

¿Quién es el mejor jugador? Bueno y allí viene la pasión, las amistades rotas, las interminables disputas que llenan páginas tras páginas. Y, nuevamente, llegan los cultos por el pasado. En lo  personal me quedo con las épocas. No creo que Michael Jordan sea el mejor basquetbolista de la historia de la NBA. Siempre habrá alguien que lo supere, así como con el tiempo los titanes fueron superados, irremediablemente.

¿Cuál es el parámetro para definir al mejor? Por ejemplo, Kareem Badul-Jabbar (mi héroe cuando empezaba a practicar este deporte), ganó 6 MVP, uno más que Michael Jordan, es el que más puntos ha anotado en la NBA, tuvo seis anillos de campeón, además de otros reconocimientos y récord. 

Wild Chamberlain, tiene la marca más difícil de batir, lograr 71 récords. Creo que será más fácil igualar o superar los 100 puntos en un solo juego que acumular esa cantidad de récords, que cambiaron la NBA para siempre. 

También me anoto por Bill Russel, el jugador que más anillos de campeón acumula (11 en trece campañas), con un increíble registro de 20 rebotes por partido, ser uno de los mejores jugadores defensivos. 

La única vez, que la liga designó a un jugador como el  mejor fue en el caso de George Mikan, quien fue distinguido con el nombramiento del mejor jugador de la primera mitad del siglo XX. No hay un mejor jugador de la segunda mitad. Solo obtuvo un MVP, por una sencilla razón, el año de su retiro se instituyó el premio, 1956. 

El Magic Johnson, con cinco anillos de campeón, 3 MVP y además tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, no sé por qué, pero la tiene. Él junto con Larry Bird, le dieron una dimensión diferente a la NBA, en una época en la que era “urgente” llenar el enorme vacío que dejaba el Doctor J, Julius Erving, el maestro de los maestros modernos. 

Se me quedan otros más, como Moses Malone o Hakeem Olajuwon. Pero el punto es que el deporte no es un tema cerrado. La generación de los noventa vio solo a Jordan, pero no a los que estuvieron antes. Igual, con el tiempo inevitablemente, todos van a  ver a LeBron o a Kobe, como lo mejor de la historia. Estoy seguro si Jame supera en números a Jordan, vendrán los inevitables fundamentalistas argumentando cualquier otra cosa. 

Hasta el momento el King, lleva cuatro MVP, y si todo sigue sin problemas puede llegar a ser el mejor anotador de la historia, podría ganar más anillos, más juegos de estrellas, etc. Pero eso no será suficiente para los nostálgicos. Es por eso que la NBA se limitó a elaborar una lista de los mejores 50 de la historia. La que inevitablemente se irá reformando o se podría hacer una nueva lista, con los otros 50 de la “nueva historia”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus