•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Qué zambullida más impetuosa la del receptor dominicano Gary Sánchez en las Grandes Ligas este año! De regreso a la calma, el impacto provocado desde el 3 de agosto continúa golpeando consideraciones, precisamente cuando están por abrirse los sobres para conocer a los novatos del 2016 en cada liga. Uno piensa que si Willie McCovey en 1959 y Bob Horner en 1978, con temporadas recortadas a 52 y 89 juegos respectivamente, consiguieron la distinción de Novato del Año, ¿por qué no Sánchez, quien fue visto en acción durante 53 juegos, uno más que McCovey, con cifras más gruesas en punch?

Hoy se conocerán a los Novatos del Año de las dos ligas y entre los finalistas –una nueva modalidad promocional que no excluye a otros aspirantes porque se vota al finalizar la temporada– el cátcher yanqui de casi 24 años podría superar en la Liga Americana al lanzador de los Tigres Michael Fulmer (11-7 y 3.06) y al llamativo guardabosques de los Indios, Tyler Naquin (.296 y 14 HR), en tanto, en la Liga Nacional, hay mucha intriga entre el short de los Dodgers Corey Seager y el versátil short-segunda-outfielder Trea Turner de los Nacionales de Washington, sin perder de vista al ruidoso Trevor Story, también un short de los Rockies de Colorado, quien salió de pantalla en los dos últimos meses por lesión, con cifras muy consistentes.

El caso Story obliga a hacer un alto y rascar nuestras cabezas. Luego de haber debutado con seis jonrones en sus primeros cuatro juegos, Story se extendió a 27 jonrones, uno más que Seager, impulsando el mismo número de carreras, 72, pese a ser limitado a 97 juegos por 157 del artillero dodger. Cualquier tipo de proyección sobre Story lo coloca delante de Seager, pero a riesgo de Turner, quien en 73 juegos registró .342 puntos conectando más de 100 imparables, sin tanta explosividad, admitiendo sí que sus 13 jonrones y 40 remolques tienen significado. Mi ranking de novatos en el todavía llamado viejo circuito sería así: Story, Turner y Seager.

Regresando con Gary Sánchez, quien en estos meses deberá tomar unos 60 turnos diarios frente a la máquina buscando como reducir su frecuencia de ponches que fue de 57 en 201 veces al bate, su récord de 20 vuelacercas en los primeros 51 juegos, empatando con Wally Berger, quien lo logró en 1930 con los Bravos de Boston, y el hecho de haber atrapado en intentos de robo al 41 por ciento de los corredores, un alarde que facilitó quitarle la máscara a Brian McCann.

McCovey, electo por unanimidad, registró 354 puntos en esos 52 juegos durante 1959 a la edad de 21 años, con 13 jonrones y 38 empujadas. Sánchez quedó a un punto de los .300 disparando 60 cohetes en 201 turnos, con 12 dobles y 20 cuadrangulares, mientras Horner, que debutó a los 20 años el 16 de julio de 1978, después del Juego de Estrellas, fue un bateador de .266 puntos, 23 jonrones y 63 remolques en 89 juegos, más de media campaña. Si cada uno de ellos fue Novato del Año, ¿por qué no Gary Sánchez? 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus