•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección sub-14 de Nicaragua, con su picheo seriamente herido y su bateo inutilizado, sucumbió ante el combinado de Panamá por la vía del nocaut en seis episodios, en los que los canaleros, despiadados en su ofensiva, fabricaron 12 anotaciones, diez más que la tropa pinolera, que tras la derrota presenta balance de 4-2 y piensa ahora en fajarse ante México en la conclusión de la ronda regular del Campeonato Panamericano.

José Aráuz, el abridor nicaragüense, no tuvo tiempo de establecerse en el montículo. Su descontrol y el oportuno accionar de la ofensiva canalera lo asaltaron en tan solo el principio. Tres bases por bolas y dos imparables produjeron las dos primeras anotaciones de Panamá y explotaron sin piedad a Aráuz, relevado por Darwin Mendoza, quien logró acabar con la amenaza.

Conscientes que con el marcador en contra es imperdonable no aprovechar las oportunidades que el rival ofrezca, la tropa azul y blanco se aceró 2-1 en el cierre del primer episodio. Una base por bolas, un error en tiro tras batazo de Elián Rayo y un cañonazo de Léster Medrano se conjugaron para marcar la primera anotación nicaragüense. 

Picheo vulnerable

La aproximación en el marcador no fue un factor de motivación para el relevista Mendoza, quien entró al segundo inning con su brazo inutilizado, incapaz de resolver a los bateadores panameños, quienes ante un picheo vulnerable se desbordaron de tal manera que fabricaron cuatro carreras, modificando la pizarra a un desalentador 6-1. En el cierre, un cañonazo de Carlos Delgado remolcó desde la tercera a Darwin Mendoza y acercó a Nicaragua 6-2. 

Lea: Recital nica ante Argentina

Desde entonces, el marcador permaneció así pese a las constantes amenazas de los canaleros, que en el quinto, con un ataque de cuatro indiscutibles, ampliaron su ventaja a 8-2, un marcador que presagiaba una derrota inminente para los nicas, tomando en cuenta lo sumiso que estaba mostrándose su ofensiva. 

Una entrada más tarde, el vulnerable picheo de los dirigidos por el otrora lanzador Cairo Murillo siguió con su calvario. Carlos Hurtado, que había entrado con la misión de llevar paz, salió atormentado de la loma de los infartos, pues un doblete y par de sencillos consecutivos lo explotaron dejando el duelo 9-2. En su lugar entró Medrano, quien no escapó al bombardeo y permitió que los rivales reformaran la pizarra a 12-2. Con el picheo seriamente herido y el bateo inutilizado Nicaragua cayó ante panamá por la vía del nocaut. 

Hoy, a las 10:00 a.m., los chavalos volverán a la acción cuando enfrenten al siempre peligroso equipo mexicano, al que también podrían enfrentar en la ronda semifinal. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus