•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Atlético de Madrid y Real Madrid compiten hoy en su enésimo derbi en tres años y medio, el último del Vicente Calderón y un examen parcial por el campeonato entre dos de los mejores equipos de Europa y los últimos finalistas de la ‘Champions’, de nuevo enfrentados en la carrera por la Liga.

Cinco meses después del partido de los partidos en San Siro por el máximo título europeo, ganado en los penaltis por el conjunto blanco, ambos equipos retoman su rivalidad en un duelo de alta presión por tres puntos transcendentales, por el mínimo margen de error del Atlético y por el aspecto emocional y pasional del derbi.Griezmann será titular tras recuperarse de una lesión. ARCHIVO / END

Ni siquiera la altura en el tiempo de la cita, apenas la duodécima jornada del torneo, resta magnitud al desafío. No puede fallar el bloque rojiblanco, a seis puntos de la cima de la Liga que domina el Real Madrid. Ni debe fallar el equipo blanco, que expone su liderato con nada más dos puntos de margen sobre el Barcelona.

También es un derbi contra las dudas, las que ofrece el Atlético con sus dos derrotas en los últimos tres encuentros de Liga (el 1-0 en Sevilla y el 2-0 en San Sebastián, interrumpidos por un triunfo por 4-2 sobre el Málaga), con sus seis goles en contra en sus cuatro choques más recientes y con su imprevista irregularidad actual.

Y las que sobrevuelan al Real Madrid, más de las que transmite su clasificación en la Liga, en la primera posición, o en la Liga de Campeones, en la que depende de sí mismo para ser líder de grupo, porque aún está lejos de su mejor versión y por algunos borrones en forma de empate, el último contra el Legia de Varsovia en Europa.

Las lesiones

De fondo, el ‘virus FIFA’, que ha apartado del choque a Álvaro Morata, baja por una lesión muscular en el Real Madrid, y que mantenía en duda hasta ayer a Antoine Griezmann en el Atlético. El internacional francés, reintegrado entonces al trabajo con el grupo, llegará a tiempo y recuperado a la cita y al once.

Es un derbi más decisivo para el Atlético. Aún queda mucha Liga, más de dos tercios, pero la desventaja respecto al Real Madrid dispara la necesidad del equipo rojiblanco, que en tres jornadas ha pasado del liderato al cuarto puesto, mientras se abre un debate sobre su evolución, más dominador con el balón y con más tendencia hacia arriba, pero, por extensión, más expuesto en su retaguardia.

En el terreno de juego se verá si hay o no cambios sustanciales en ese sentido hoy. De principio, quizá algún matiz, como el sistema de salida, con la posibilidad de un 4-1-4-1 por el 4-4-2 variable del que parte casi siempre, pero sin mover la posición de Koke Resurrección por el medio ni tocar apenas el once tipo.

En la portería, el esloveno Jan Oblak; en la defensa, Juanfran Torres, Stefan Savic, Diego Godín y Filipe Luis; en el medio, Gabi Fernández, con Koke y Saúl Ñíguez unos metros por delante, si cambia al 4-1-4-1 o con este último en banda si es un 4-4-2; y en el frente ofensivo Yannick Carrasco, por la izquierda, Antoine Griezmann -en punta o en un lado- y Kevin Gameiro o Fernando Torres.

Las bajas trastocan las ideas de Zidane. Casemiro no llega a tiempo y la lesión de Toni Kroos le deja sin un centrocampista puro en labores de mediocentro. Improvisará con Mateo Kovacic, arropado por su compatriota croata Luka Modric. El resto está pendiente de Karim Benzema. El francés, autor de dos tantos en sus tres últimos derbis, está listo para jugar aunque no al cien por cien.

La cita es perfecta para el regreso de la mejor versión del irregular Cristiano Ronaldo. El primer partido desde su renovación. Un pulso con Oblak, al que solo superó en uno de sus seis duelos. Una de esas noches en las que dejar su sello y plasmar su dimensión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus