•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alguien golpeó mi cabeza con un gancho zurdo tan explosivo, como el trazado por Joe Frazier convirtiendo en astillas la mandíbula de Cassius Clay en 1971. Todavía estoy aturdido después de conocer los ganadores de Premios en las Grandes Ligas. No sé como Mike Trout fue considerado Más Valioso que Mookie Betts y José Altuve, o Corey Seager mejor Novato que Trevor Story, o ¿cómo fue posible dejar fuera de la pelea por el Cy Young al relevista zurdo Zach Britton? Pero todo eso ocurrió, dejándonos sumergidos en la ignorancia frente al agigantamiento del “WAR” (Nivel de un jugador encima del promedio), una estadística para expertos observadores, pertenecientes a la elite de los profundamente conocedores de las reales virtudes que establecen diferencias, algo que antes era tan sencillo captando la superioridad a través de liderazgos, agregando la incidencia en lo conseguido por el equipo.MOOKIE BETTS LOGRÓ MEJORES CIFRAS QUE TROUT ESTA CAMPAÑA.

POBRE KOUFAX

En 1966, yo estaba tratando de estudiar Ingeniería, aunque más pendiente de las cifras de peloteros que de la Geometría Analítica y el Álgebra Superior, cuando fui estremecido por uno de los más grandes asaltos hechos en la historia de los Premios: Roberto Clemente le sacó del bolsillo el reconocimiento como Más Valioso de la Liga Nacional al espectacular zurdo Sandy Koufax. Sin ningún liderato ofensivo (.317 de porcentaje, 29 jonrones, 119 empujadas y 202 hits), sin “WAR” en la discusión, y con los Piratas terminando en tercer lugar, los “expertos” de ese tiempo, saltaron sobre la impactante triple corona de Koufax, ganador de 27 juegos para los Campeones Dodgers, con 1.73 en efectividad y 317 ponches. El grandioso zurdo parecía un seguro doble ganador del Cy Young y Más Valioso, pero en esta última disputa fue víctima de un asalto. Obviamente, Clemente no se quejó. La discriminación, quedó congelada.

LO SIENTO POR BETTS

No hay quien se atreva a discutir a Trout como el mejor pelotero que existe. Su superioridad en todos los aspectos del juego, llega a provocar asombro, pero chequeen esto: Mookie Betts lo superó en hits ampliamente 214-173; en jonrones 31-29; en impulsadas 113-100, en dobles 42-32; en bateo .318-.315; siendo superado por Trout en anotadas 122-123 y en robos 26-30. Me pregunto, quizás tontamente: ¿Qué puede ser discutible en esa relación de cifras? Agreguen que Betts fue un ganador de guante de oro y Trout no aparece en la lista. Si necesitan algo más, los Medias Rojas de Betts ganaron su división en tanto los Angelinos de Trout quedaron descartados a 21 juegos de distancia. Sin embargo, señores y señoras, el ganador del Más Valioso en la Liga Americana, fue Mike Trout. ¡Ah, se me olvidaba, el WAR! Las pelotas atrapadas contra la pared o escalando, la cadencia, el estilo, los tiros a las bases cortando avances, el ser factor estimulante, alcanzar un nivel sobre el promedio mejor que el de Betts. Algo que necesita ser explicado detalladamente, necesitando de pizarra y crayón. Delante de Trout en los casilleros que determinan a los ganadores de la Triple Corona, con el mérito del guante de oro y siendo útil a un equipo que avanzó a la postemporada, Mookie Betts fue derrotado. Es natural preguntarse entre el aturdimiento ¿qué es lo justo?

MIKE TROUT GANÓ EL JMV DE LA LIGA AMERICANA.DESCARTAN A STORY

Corey Seager, el short de los Dodgers fue una escogencia unánime como Novato del Año en la Liga Nacional ¿Fue eso justo? Más lamentable aún, Trevor Story de los Rockies, fue ignorado. Se podrá decir que no fue visto en acción durante los dos últimos meses de temporada por lesionarse, pero ¿qué hacemos con sus cifras pese a esa desventaja? Seager con 60 juegos más, algo próximo a una eternidad, empujó las mismas 72 carreras y fue superado en jonrones 26-27, imponiéndose en porcentaje 308-272. Story, quien inició la temporada retumbando como el Vesubio antes de hacer erupción, disparando 6 jonrones en 4 juegos, también fue superior a Seager en slugging 567-512. Eso no importó. Es más, no existió. Seager atrapó la distinción por unanimidad. Pobre Story, porque en la Liga Americana, con solo 53 juegos en acción, Gary Sánchez, el receptor dominicano de los Yanquis, fue un pre-favorito como retador de Michael Fulmer, el tirador de los Tigres, finalmente ganador del premio.

BRITTON MERECIÓ SER VISTO

El ganador de 22 juegos con 3.15 en efectividad, Rick Porcello de los Medias Rojas, fue el ganador del Cy Young en la Liga Americana, superando en una discusión tan encendida que todavía echa humo, a Justin Verlander de los Tigres, ganador de 16 juegos aunque líder en ponches, quien obtuvo más votos de primer lugar que Porcello (14 por 8).

¿Cómo fue posible borrar de pantalla a Zach Britton, el relevista de los Orioles con 47 rescates en igual número de oportunidades y una increíble efectividad de 0.54, nunca arañada siquiera por Mariano Rivera. Como tiro seguro entrando a cerrar juegos, Britton que también ganó dos juegos y perdió uno, alcanzó mayor significado que relevistas ganadores del Cy Young como Willie Hernández y Sparky Lyle. No meterlo en la pelea que casi gana Verlander, fue imperdonable.

Con todo lo visto recientemente en esto de las valoraciones para otorgar los Premios en las Grandes Ligas, uno se pregunta ¿qué es lo justo entre lo que se ve fácilmente y lo que necesita escarbar mucho para ser visto y colocado en relieve? ¡Qué difícil se ve el futuro para tener una idea precisa! Cuidado aparece algo más moderno que el “WAR” y cada premio se convierte en una novela de misterio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus