•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El británico Andy Murray y el serbio Novak Djokovic lucharán en la final del Masters por acabar el año como número uno, tras deshacerse del canadiense Milos Raonic y del japonés Kei Nishikori en la penúltima ronda, respectivamente.
Será la final deseada y el primer partido en el que el número uno y número dos lucharán en el último encuentro del año por convertirse en el rey de la temporada. Para ello Murray tuvo que pasar en pista tres horas y 38 minutos y salvar una bola de partido ante Raonic y vencerle por 5-7, 7-6 (5) y 7-6 (9), mientras que Djokovic economizó energías en su victoria ante Nishikori por 6-1 y 6-1 en 66 minutos.

El físico tendrá mucho que ver en el último partido del año para ambos. Murray ha disputado dos maratonianos encuentros en la liguilla de grupos.

El primero contra Nishikori y el de ayer contra Raonic. Los dos más largos, a tres sets, en la historia del Masters desde que empezaron a tomarse los tiempos en 1991. Solo en estos dos ha permanecido en pista el de Dunblane casi ocho horas.

Djokovic ha tenido una primera fase con menos desgaste. Solo ha cedido un set contra el austríaco Dominic Thiem y ha disputado dos partidos casi de entrenamiento, uno contra el belga David Goffin, sustituto del francés Gael Monfils, y otro contra Nishikori ayer, cuando el japonés venía de sufrir tres mangas ante el croata Marin Cilic el día anterior.

Será el duelo 25 entre ambos, con 24 a 1 para el serbio. Todo un clásico ya, que se ha repetido esta temporada en cuatro finales, con tres victorias de Djokovic, Abierto de Australia, Roland Garros y Madrid, mientras que Murray se impuso en la de Roma.

El camino

Después de ocho participaciones, de tres semifinales perdidas y de desperdiciar tres puntos de partido contra Raonic, Murray ha alcanzado por primera vez una de las pocas finales que faltaban en su palmarés.

El británico se impuso en tres horas y 38 minutos, nuevo récord en cuanto a partido más largo a tres sets en el Masters, desde 1991, para vencer a Raonic por tercera vez este año en Londres (finales de Queen’s y Wimbledon) y octava vez consecutiva. Fue un duelo frenético que al final significó la victoria 23 consecutiva de Murray.

Después Djokovic jugó a lo campeón, con la mente puesta en igualar los seis Masters del suizo Roger Federer, para destrozar a Nishikori en algo más de una hora. Le tiene tomada la medida el serbio al japonés cada vez que se enfrentan en el O2. Hace dos años le venció 6-1, 3-6 y 6-0, y el año pasado 6-1 y 6-1.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus