•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De marcador cambiante y final de alarido, el juego entre los Indios del Bóer y los Gigantes de Rivas fue el escenario en el que la Tribu demostró que cuenta con la ofensiva necesaria para imponerse en una guerra de carreras, sin importar que el duelo se extienda a extrainning, como ayer, cuando en 11 episodios se impusieron 10-8 a la tropa de Germán Mesa.

El estallido indio fue desde el arranque, pues en el primer episodio se adelantaron 3-0 y tras el peligroso acercamiento a 3-2 de los Gigantes en la segunda entrada, se alejaron 6-2 en la parte alta del tercero. Desde entonces la artillería de la capital fue silenciada, mientras los de Rivas, con una carrera en el cuarto, dos en el quinto y otra en el sexto construían el empate a 6-6.

Sin embargo, la mejor exhibición de contragolpeo estaba por venir. Los Indios reaccionaron en el séptimo rompiendo el empate gracias a doblete de Michael Cáceres y sencillo impulsador de Juan Carlos Urbina. Una entrada más tarde la Tribu puso el juego 8-6, marcador que se creyó definitivo, pero los Gigantes, equipo combativo y obsesionado con la victoria, no respetó al cerrador Ángel Cabrera y le fabricaron una carrera en cada uno de los dos últimos episodios, empatando el juego y forzando el extrainning.

Fue necesario llegar hasta el décimo primer episodio para que se diera el ocaso del encuentro. Una combinación de bateo oportuno, descontrol de los lanzadores rivales y fallas de la defensiva contraria le permitió al Bóer fabricar dos carreras y establecer el definitivo 10-8. Ganó Ángel Cabrera y perdió Francisco Valdivia.

En este duelo, Wuilliam Vásquez, el encendido artillero de los Gigantes, arribó a cinco vuelacercas y extendió a 17 su racha de juegos consecutivos conectando de imparable.

Tigres en la cima

En un duelo de ajustado marcador y de suspenso prolongado hasta el último out, los Tigres de Chinandega se impusieron 3-2 al Oriental de Granada. El pícher ganador fue Raúl Ruiz (2-1), el perdedor Erasmo Reyes (1-1) y el encargado del salvamento fue Wilber Bucardo (3).

En un instante, en tan solo un parpadeo, el bateo de poder de los Tigres abrió el marcador ante Erasmo Reyes, quien venía de retirar la primera entrada de forma perfecta. Un sencillo de Curt Smith al jardín central y dobletes consecutivos de Yurendell De Caster y Osman Marval pusieron la pizarra 2-0. Sin embargo, en el cuarto episodio, la carrera anotada por Ofilio Castro tras rola dentro del cuadro de Juan Carlos Torres acercó al Oriental en el marcador 2-1.

Ese fue el contexto del encuentro hasta el quinto inning, cuando la velocidad de Ismael Munguía y el bateo oportuno de Nathan Samson establecieron el 3-1. Con dos outs Munguía recibió base por bolas y una vez instalado en la inicial inició su show de velocidad. Avanzó a segunda por robo y a tercera por error del cácher en tiro, siendo luego remolcado por el imparable de Samson.

Abajo en el marcador, el Oriental intentó acercarse y pudo hacerlo hasta en la séptima entrada, cuando Torres, abriendo tanda, conectó un doblete por el jardín izquierdo, arribó a la tercera almohadilla tras elevado de sacrificio de Michael Crouse y anotó la segunda carrera del equipo sultaneco gracias al batazo dentro del cuadro de Renato Morales.  Aunque lo buscaron como quien busca el tesoro más preciado, los artilleros del Granada no pudieron conseguir el empate y al final, en el estadio Efraín Tijerino, terminaron de rodilla, lamentando la derrota que los dejó empatados en el segundo lugar con el Bóer con balance de 8-9, mientras los Tigres hacían jubileo por el triunfo que les permitió mejorar su balance a 9-8, lo que les permitió hacerle compañía a los Gigantes en la primera posición.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus