•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante tres meses Everth Cabrera vivió en la Clínica El Cocal, ubicada en la provincia de Holguín, Cuba. Allí, el ex grandes ligas se sometió a una intensa batalla de 90 días con el fin de derrotar la adicción a las drogas y el alcohol. Cabrera cumplió con el primer paso, reconocer una debilidad como un humano humilde, dio un segundo paso aceptando un tratamiento y por último decidió alejarse un tiempo de su familia, ingresando a esta clínica para salir convertido en un hombre nuevo.

Cabrera regresó la noche del último sábado a Nicaragua. La primera impresión que da el nica es que trabajó mucho físicamente en Cuba, luce muy bien, delgado, en forma y todo indica que jugará en la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN) con los Indios del Bóer. Al menos eso fue lo que dejó saber en una entrevista, habrá que esperar cuanto tiempo se toma para tomar ritmo, ver lanzamientos y al fin debutar en el actual torneo.

La mañana de ayer Cabrera se reunió con Nemesio Porras y Ajax Delgado, presidente y vicepresidente de la Federación Nicaragüense de Beisbol Asociado (Feniba), respectivamente. “Everth Cabrera en su patria listo para jugar y trabajar para regresar al beisbol de Grandes Ligas. Aquí con Nemesio Porras presidente de Feniba recibiéndolo”, escribió Delgado en su cuenta de Facebook, acompañando el texto con una fotografía.

En los próximos días, Cabrera se reencontrará con sus pequeños hijos Elián y Erika, quienes arribarán al país junto a su mamá Connie Cabrera. El pelotero acumula un año sin verlos, de manera que el reencuentro con sus dos retoños será algo especial para Everth, quien no renuncia a conseguir una nueva oportunidad para jugar en Grandes Ligas. 

3 meses fue el tiempo que Cabrera estuvo en Cuba, internado en la Clínica El Cocal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus