•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la apertura del cuarto episodio, el Bóer no solamente desbarató, humilló y se vengó de Chinandega, sino que también perdió a Cheslor Cuthbert, quien después de conectar hit empujador de dos carreras que puso el partido 9-0, llegó a primera base con su tobillo derecho resintiendo un mal estiramiento al momento de hacer el swing en el home plate, causando preocupación.

Ganó el Bóer 23-5 en el estadio Efraín Tijerino, donde se desquitó de la paliza que Chinandega le pegó en Managua el martes, fabricándole 11 carreras en el noveno inning, robándose el botín en el Estadio Nacional. Pero anoche, la Tribu no pudo disfrutar del todo, pues el muchacho de los Reales de Kansas City pidió el cambio al llegar a primera base en un cuarto episodio fatídico para los Tigres, que vieron desfilar a sus lanzadores como en una pasarela de moda, siendo víctimas de 14 anotaciones.

Había temor e incertidumbre por saber si Cuthbert seguiría jugando en el torneo; sin embargo, estas se disiparon en el transcurso del partido, luego que Octavio Sevilla, narrador de Canal 13, dijera al aire que le habían comunicado oficialmente que Cheslor estaba bien. Solamente salió por precaución y estará listo para ver acción este viernes en la reanudación de la liga.

Huracán indio

En apenas tres entradas y media, el Bóer tenía tumbado a Chinandega. Ese rally huracanado de 14 carreras en la apertura del cuarto dibujó un 18-0 amargo para los Tigres y un dulce sabor a venganza para la Tribu. Una sinfonía de 15 imparables, incluyendo tres dobles y un cuadrangular de tres carreras conectado por Javier Robles, destrozó al pitcheo de Chinandega que vio como desfilaban Ernesto Glasgow (perdedor del juego), Norman López, Shendell Benard, Berman Espinoza y Evert Morales.

Destacaron en el episodio Daniel Mateo con dos dobles, uno empujador de dos carreras; Arnol Rizo con hit remolcador de dos; Cheslor, quien ligó hit remolcador de dos anotaciones, y por supuesto, el cuadrangular de Robles con dos a bordo contra Berman Espinoza.

Previo a las 14 carreras del cuarto episodio, el Bóer había anotado una en el primero con par de dobles consecutivos de Maykel Cáceres y Arnol Rizo, quien en el segundo episodio disparó hit remolcador de dos carreras, aumentando la ventaja 3-0. En el tercero, el Bóer sumó su cuarta anotación del juego por jonrón solitario de Jilton Calderón, el primero de dos que conectó en la noche.

A pesar de la amplia ventaja que el Bóer había cosechado en la apertura del cuarto, Chinandega tuvo el espíritu de intentar resurgir milagrosamente. En el cierre de la misma entrada, los Tigres anotaron dos y otro par en el quinto episodio contra el pistolero Ángel Cabrera (3-1), a quien extrañamente se lo comió la ansiedad y empezó a perder el control del juego. Finalmente se adjudicó la victoria, pero no tuvo una soberbia actuación individual: aceptó cuatro anotaciones en cinco episodios.

Por si fuese poco, Calderón volvió a tronar en el sexto con otro jonrón, ahora de tres carreras, abriendo aún más la brecha 21-4. El festín indio continuó en el octavo con dos carreras más, una por hit de Sandor Guido con las bases llenas y otro cohete remolcador de Kenny Alegría. En el cierre de la misma entrada, un doble impulsador de Osman Marval dejó la pizarra final 23-5. Johnny Polanco lanzó el cierre del noveno por el Bóer, liquidando a los tres hombres que enfrentó.

Pacheco decide

En el estadio Yamil Ríos Ugarte de Rivas, los Gigantes dejaron tendido 1-0 al Oriental de Granada, con un cuadrangular solitario del venezolano Jonel Pacheco en el fondo del noveno episodio. Pacheco le cazó una recta a su coterráneo Darwin Cubillán. El cerrador de Granada sumó su tercera derrota del año. Ganó el relevista José Luis Sáenz (1-1). Los sultanecos apenas conectaron 5 imparables, mientras que los sureños ligaron 3.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus