•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Solo uno saldrá el domingo del desierto como campeón del mundo de Fórmula 1: los dos mejores pilotos de las últimas temporadas, el alemán Nico Rosberg y el británico Lewis Hamilton, ambos de Mercedes, se juegan la gran corona en Abu Dabi.

Ambos eran amigos en la infancia, ahora son compañeros de escudería, pero máximos rivales deportivos. La igualdad de armas con las que cuentan da más relieve al duelo iniciado en 2013, cuando Hamilton sucedió a Michael Schumacher al volante de una ‘Flecha Plateada’.

Serán 55 vueltas las que decidan el nombre del campeón. El soltero negro, aficionado al rap, de origen humilde y triple campeón del mundo; Hamilton, o el joven padre de familia blanco y rubio, criado en Mónaco con todo tipo de lujos, e hijo de un campeón del mundo de F1.

Tetracampeonato

El domingo en medio del desierto, cerca de Abu Dabi, al finalizar el 21º Gran Premio de la temporada más larga de la historia de la Fórmula 1, nada será igual.

Los escenarios posibles son múltiples, pero hay dos que no admiten discusión: Rosberg será campeón si finaliza por delante de Hamilton, y el inglés tiene al menos que subir al podio para tener alguna opción.

Rosberg podría añadir su nombre al de su padre Keke, campeón en 1982, en el palmarés de la F1, al igual que ya hiciera Damon Hill, imitando a su padre Graham.

En caso de que sea Hamilton el campeón, será su cuarta corona mundial e igualará con Sebastian Vettel y Alain Prost, siendo solo superado por Schumacher (7 títulos) y el argentino Juan Manuel Fangio (5).

Rosberg, que las dos últimas temporadas vio cómo era su compañero el que se alzaba con el título, declaró estar preparado “para darlo todo”.

“Es genial poder todavía pelear con Lewis por el título mundial, por tercer año consecutivo”, afirmó el alemán antes de embarcar al país del golfo Pérsico.

“Lo daré todo para finalizar la temporada con victoria. Cuanto más pienso en ello, más me digo que debo afrontar esta carrera como todas las demás”, continuó.

“Cuanto más se acerca el momento, más nervioso estoy. Será una gran disputa y los aficionados verán un hermoso espectáculo para finalizar el año”.

Red Bull cerca

Hamilton, por su parte, está más acostumbrado a este tipo de presión. El inglés llega embalado luego de imponerse en las tres últimas carreras (México, Estados Unidos y Brasil).

Hamilton no tiene nada que perder el domingo. Ya ha sido campeón del mundo, y puede y debe realizar un pilotaje más agresivo, en busca de una victoria más, luego de haber superado a Prost en la clasificación histórica  de carreras ganadas (52 victorias).

“No fue una temporada fácil, y haga lo que haga el fin de semana no tengo una buena cuota para el título”, reconoció aludiendo a las casas de apuestas. “Pero no puedo rendirme y no lo haré”, avisó.

Rosberg y Hamilton deberán vigilar a los dos pilotos Red Bull, Daniel Ricciardo y Max Verstappen, que podrían ser los jueces del Mundial. Ambos aspiran a ser algún día campeones del mundo. El desierto dictará sentencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus