•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hubo milagro en el torneo eliminatorio de la Unión Centroamericana de Futbol (Uncaf) realizado en Costa Rica, la selección nicaragüense sub-17 fue desplazada del tercer puesto clasificatorio al Premundial, por un combinado salvadoreño que demostró mayor temple, experiencia y condición física, imponiéndose 2-0. Los cuscatlecos celebraron ayer su pase al torneo que se celebrará el próximo año en Panamá y los nicas tienen la asignatura de afinar los detalles que les costaron la eliminación.

El primer tramo del partido se jugó con un ritmo intenso, los nicas apretaron en la salida de la “Selecta” y fueron efectivos en la recuperación. Antes de llegar al primer cuarto de hora, Henry Figueroa había realizado dos tiros de esquina y Sergio Rodríguez tuvo la primera ocasión para gol, frustrada por el accionar oportuno del arquero Jairo Guardado.

Los salvadoreños se dedicaron a construir sus jugadas por los costados, aprovechando la velocidad de los volantes Kevin Menjivar y Lisandro Mejía, que en conexión con los delanteros Ronald Cerritos y Jason Pacas intentaban hacer daño en el marco que defendía Gabriel Talavera.

Un par de remates de media distancia fueron las mejores propuestas de los salvadoreños en los primeros 45 minutos.

Antes de irse al descanso, el “Pandito” Rodríguez tuvo en sus zapatos la oportunidad de inaugurar el marcador. Una asistencia de Orlando Centeno servido desde el costado izquierdo, paseándose ante la mirada incrédula de tres zagueros salvadoreños le permitió al enlace nica perfilarse frente al marco, ejecutó un disparo que buscaba el poste derecho del marco, pero salvó en el fondo el portero Guardado.  

Cambio de mentalidad

El descanso sirvió para que ambos seleccionados cogieran aire y ordenaran su planteamiento táctico. Posiblemente el estratega nica Luis Vega consideró que todo estaba funcionando a la perfección y no dio señas de haber realizado ajustes. Sí lo hizo el técnico de El Salvador, que dio ingreso a Allexon Saravia en lugar de Pacas y mantuvo en el campo a Cerritos, su jugador más enchufado.

La dupla ofensiva salvadoreña amenazó de inmediato al arquero pinolero construyendo una jugada desde el medio campo. Cerritos arrastró el balón hasta la frontal del área grande y asistió a Saravia, que remató potente ante una zaga permisiva que no encontró la fórmula de cortar la acción, en el fondo tuvo que reaccionar Talavera metiendo la mano oportunamente cuando parecía que el esférico se incrustaba en el marco.

Desde entonces, los cuscatlecos no bajaron el ritmo y se adueñaron de la iniciativa, tocaban insistentemente la puerta contraria y encontraron cada vez más mayores espacios, desdibujando el medio campo pinolero. Con todo y el desgaste que ameritaba aguantar los embates de los salvadoreños, los nicas estaban a un cuarto de hora de avanzar al premundial, el empate era demasiada recompensa para un equipo que acusaba de cansancio y poca creatividad.

Pero al 75’ apareció Saravia, conectando un balón dentro del área que dejó sin opciones a Talavera, dándole ventaja a El Salvador, merecida. El gol terminó por desarmar a la tropa nacional y lejos de buscar el empate los nicas aflojaron por completo. Al 90+1’, Cerritos puso la cereza en el pastel poniendo el 2-0 final, premio a su gran desempeño y castigo para los nicas que bajaron la guardia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus