•  |
  •  |
  • EFE

Colombia buscaba ayer explicar qué provocó el accidente aéreo que dejó 71 muertos, la mayoría miembros del club de futbol Chapecoense de Brasil, cuando viajaba a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana.

Autoridades y expertos en Colombia y Brasil han señalado que la aeronave BA Avro RJ85 pudo haberse quedado sin combustible cuando se precipitó la noche del lunes en un remoto paraje a 3,300 metros de altura, al aproximarse a su destino en el aeropuerto de Rionegro, a las afueras de Medellín.

“Las causas reales van muy orientadas, posiblemente, hacia el tema del combustible”, dijo a periodistas el director de esa entidad, Alfredo Bocanegra, sobre la investigación que la entidad avanza a partir de “las pruebas técnicas, documentales y de rigor” del avión siniestrado.

Una fuente militar aseguró a la AFP que la principal hipótesis es una falta de gasolina del avión chárter que transportaba a futbolistas, directivos del Chapecoense y periodistas desde Bolivia, adonde habían viajado en vuelo comercial provenientes de Sao Paulo. “Es muy sospechoso que, pese al golpe, no hubiera habido explosión. Eso refuerza la teoría de la falta de gasolina”, afirmó.

Bocanegra dijo a Blu Radio que aunque se ansía tener lo antes posible conclusiones de las pesquisas, posiblemente haya que esperar “entre seis meses y un año”. Las cajas negras del avión, que volaba desde 1999, fueron halladas “en perfecto estado”, aunque las autoridades no dijeron cuánto llevará analizar su contenido.

“Al destapar la caja negra no hay pierde, ahí se va a decir todo”, reveló el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, instando a no hacer especulaciones sobre el origen del accidente.

“Situación delicada”

Para apoyar las indagaciones fueron llamados técnicos ingleses --por el origen del avión-- y de la policía federal brasileña, informó el embajador de Brasil en Colombia, Julio Glinternick. El diplomático aseguró a Noticias RCN que las familias de los fallecidos están en una “situación muy delicada”, por lo que “se evitó” que viajaran a Colombia.

La cancillería colombiana dijo que tramita la repatriación de los cuerpos con las autoridades locales y las delegaciones internacionales en el país. El avión de matrícula boliviana CP2933 de la empresa Lamia, que cubría la ruta Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) - Rionegro (Colombia), reportó “fallas eléctricas”), a unos 50 km al sureste de Medellín.

Poco después, el avión se estrelló con 77 personas a bordo: 68 pasajeros y nueve tripulantes, de los cuales han sobrevivido seis: tres futbolistas, una auxiliar de vuelo y un técnico, y un periodista, todos internados en clínicas cercanas a Rionegro.

Uno los jugadores sobrevivientes, el arquero Jackson Follman, se recupera de la amputación de su pierna derecha. “El manejo de la pierna izquierda, al igual que el manejo general del paciente, es de seguimiento a la evaluación y expectante”, dio a conocer el hospital San Vicente Fundación de Rionegro. El luto se evidencia en las lágrimas derramadas por los aficionados.

Rezos por Chapecó

El papa Francisco se mostró “hondamente apenado” al conocer “la dolorosa noticia” y elevó oraciones por las víctimas. El fatídico accidente acabó con todas las posibilidades de final feliz para el cuento de hadas que vivía el Chapecoense, cuyo despegue desde 2009 lo había llevado a la cima del futbol regional.

“La ciudad está desangelada”, contó Aline Fonseca, una profesora de 21 años en la enlutada Chapecó (Santa Catarina, sur de Brasil), donde sus 200,000 habitantes lloran a sus héroes muertos.

Lea: Relacionan un capítulo de Los Simpsons con la tragedia del Chapecoense

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus