•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Persiguiendo un mismo objetivo, clasificar a la Copa Oro de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), los 23 jugadores que conforman la Selección Mayor de Nicaragua partirían esta mañana a Panamá (7:00), donde se realizará la Copa Centroamericana de la Uncaf entre el 13 y 22 de enero. Ayer, durante la ceremonia de abanderamiento realizada en la Escuela de Talentos “Negro Julio”, en Diriamba, los seleccionados nacionales ambientaron su compromiso con la Azul y Blanco de lograr uno de los cuatro cupos directos al torneo de la Concacaf, al que han clasificado solo una vez.

Los capitanes uno y dos de la tropa pinolera, Juan Barrera y Manuel Rosas, respectivamente, encabezan la lista que definió el estratega Henry Duarte para el certamen regional. La única novedad respecto a la lista de 24 que anunció la semana pasada fue la salida del punta Daniel Reyes, quien sufre molestias físicas. En tanto, el lateral Ciryl Herrington y el centro delantero Jaime Moreno, de quienes se temía que no hicieran el grupo por asuntos migratorios, legalizaron su documentación y serán parte del equipo nicaragüense, que debutará este viernes ante su similar de Honduras, a las 3:00 p.m. en el Estadio Rommel Fernández.  

Tras el debut ante los catrachos, la tropa que dirige Duarte enfrentará sucesivamente a Panamá, Costa Rica, El Salvador y Belice, que también luchan por uno de los cuatro puestos directos a Copa Oro. Aunque el torneo Uncaf ofrece al quinto clasificado un repechaje contra Haití, la asignatura principal de la Azul y Blanco es colarse entre los primeros cuatro. “No queremos otra cosa que no sea avanzar directo (a Copa Oro), nuestra mentalidad es esa, no apostamos a menos. Tenemos un equipo compacto, que puede competir contra los llamados favoritos y estamos seguros que lo lograremos”, manifestó Rosas.

La exclusión de Guatemala, sancionada por FIFA, ligada al buen rendimiento que ha exhibido el equipo pinolero en los últimos dos años, sustenta la apuesta de los seleccionados, que ven en la Copa Uncaf la oportunidad idónea de despojarse por completo de la etiqueta de “Cenicienta”. “Nosotros hemos demostrado que estamos para grandes cosas. Hemos crecido sustancialmente y es hora de hacernos un lugar entre las mejores selecciones de la región. Estamos fuertes física y mentalmente, tenemos una filosofía de juego bien definida y solo nos queda batallar con todas las fuerzas para clasificar a Copa Oro”, aseveró Justo Lorente, quien se perfila como arquero titular.

Lea: Jaime Moreno podría no jugar la Copa Uncaf

“Selección revelación”

La seguridad y confianza con la que se expresan los seleccionados es el reflejo de lo que les transmite su entrenador, el costarricense Duarte, principal forjador de un equipo competitivo, sin temores y dinámico. El técnico es fiel creyente de que “Nicaragua dará de qué hablar” en Panamá. Henry evita considerar que sea una sorpresa avanzar al torneo de Concacaf, al que la Azul y Blanco clasificó en 2009, bajo la dirección técnica de Otoniel Olivas, y prefiere verse como selección revelación. “No somos un equipo débil, estamos a la altura de las demás selecciones, llegamos en un buen momento, con un equipo inmejorable, así que no será sorpresa clasificar, eso sería el reflejo del buen trabajo que estamos haciendo, no fortuna”, dijo el timonel.

Tras el destacable desempeño que mostró el equipo nicaragüense en las Eliminatorias Mundialistas, ganando cinco de seis desafíos antes de ser eliminado y desde entonces en los sucesivos juegos amistosos que ha disputado, existen altas expectativas de cara a la Copa Uncaf, a la que llega con un grupo joven, talentoso y creativo. Partiendo por un hipotético once titular, que obviamente podría variar según los intereses de Duarte, con Lorente en el marco, Fernando Copete, Jason Casco, Manuel Rosas y Josué Quijano en defensa. Luis Peralta y Marlon López como medios de contención. Elvis Figueroa, Juan Barrera en punta, Daniel Cadena como enlace y Jaime Moreno como centro delantero, no cabe duda que Nicaragua va con su mejor arsenal, suficiente para hacerse sentir. 

También: Nicaragua desciende 25 puestos en ranking FIFA