•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En medio de las mil y una dudas que ensombrecen el futuro de Cheslor Cuthbert en las Grandes Ligas, apareció ayer una certeza alentadora: el nicaragüense firmó un contrato que lo ligará por una temporada más a la franquicia de los Reales de Kansas City, acuerdo que refuerza el interés que los campeones del 2015 han mostrado desde siempre de mantener entre sus filas al joven pelotero nicaragüense.

El trato firmado la mañana de ayer refleja dos aspectos. El primero, los Reales creen que Cheslor tiene la categoría para formar parte de una franquicia que apuesta en gran manera por el talento joven. El segundo, Cheslor reta al destino y pese a que los especialistas no lo ven como un estelar en la alineación para este 2017, él se ha tomado esta firma como el primer paso hacia la conquista de la titularidad.

¿Es lo mejor?

Protagonista de una obra en la que sobresale la incertidumbre, Cheslor permanecía a la espera de una noticia que le sirviera de estímulo en medio de tanto presagio negativo. Ahora, garantizada su estadía en la organización, el originario de Corn Island deberá poner todo su empeño en convencer al mánager Ned Yost y a todo el cuerpo técnico de su versatilidad, tarea que no se perfila del todo fácil.

Desde que se pusieron en marcha los entrenamientos primaverales del equipo de Kansas City, la titularidad de Cheslor se ha puesto en duda. El regreso de Mike Moustakas, la contratación de Brandon Moss para funcionar como bateador designado, la fuerte competencia en el sector de la segunda base y las debilidades que presenta Cheslor como intermedista son los factores que argumentan quienes no creen que el nica pueda ser titular.

Entonces, ante tal panorama, ¿era lo mejor que Cheslor se quedara en el equipo que lo vio debutar en las Mayores?

Quizá no lo mejor, pero sí lo más viable, pues si bien es cierto que lo idóneo sería que Cuthbert esté en un equipo en el que sea jugador de todos los días, también lo es el hecho de que formalmente no se supo de otras organizaciones que quisieran o necesitaran sus servicios. Solamente se tuvo información de un posible cambio con los Bravos de Atlanta, nada más.

Hay una esperanza

Aunque para los expertos Cuthbert no calza en el cuadro interior que los Reales podrían lucir para este 2017, el mánager Ned Yost es de los que no da nada por definido. Tras ser consultado por periodistas estadounidenses sobre el gran problema que tendrá a la hora de escoger entre Whit Merrifield, Christian Colón y Raúl Mondesí como defensores del segundo costal, Ned contestó: “también deben agregar a Cheslor Cuthbert, pues él ha estado trabajando duro en esa posición. Es atlético y tiene buenas manos, creo que puede hacer el trabajo”.

Te interesa: Cheslor Cuthbert pega su cuadrangular 12 de la temporada

Por su parte, Cheslor, que tras la temporada del año pasado practicó durante dos semanas la segunda base en una liga instruccional y que luego lo hizo en la Liga Profesional con los Indios del Bóer,  manifestó: “yo sé que la segunda es una posición diferente, pues los ángulos son distintos y la forma de hacer los lanzamientos también, pero puedo hacerlo, solo se necesita más trabajo”.

Las palabras de Ned Yost y la actitud de Cheslor son señales alentadoras que permiten creer en la posibilidad de que Cheslor salga airoso del reto que le ha lanzado al destino. Ya veremos qué pasa de aquí a seis semanas, cuando el Spring Training termine.