•   Enviado Especial / Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Reflexionando en su habitación, en el Hotel Stewart de Nueva York, en short y sin camisa, el rostro de Román “Chocolatito” González muestra el castigo sufrido en su combate contra Srisaket Sor Rungvisai. Su ceja derecha tiene un corte, su cabeza una herida que fue cerrada con puntadas, de allí emanaba el mar de sangre hacia su rostro y en su mano derecha, en uno de sus nudillos, hay una leve abolladura producto del golpeo conectado al tailandés.

La noche del sábado en el Madison Square Garden, Román lo perdió todo: su invicto, la corona y el reconocimiento de ser el mejor libra por libra del mundo; todo por culpa de tres jueces que inexplicablemente vieron ganar a Sor Rungvisai. El domingo tampoco ha sido fácil para el tetracampeón, amaneció en un hospital de Nueva York, regresando a descansar al hotel a las 7:00 a.m., tras un chequeo rutinario con el fin de verificar que su salud está al ciento por ciento.

Después de la derrota, Román luce tranquilo y relajado durante una entrevista concedida a Levi Luna. Trata de no hablar demasiado sobre los jueces, simplemente se limita a exaltar su demostración sobre el ring y es sincero al decir que le gustaría recibir una nueva oportunidad para reconquistar. “Si me la dan hago esa pelea, aunque es difícil, no sabemos lo que va a pasar”, confiesa el tetracampeón.

El sábado después del combate, Román fue más director diciéndole a Dan Rafael, periodista de ESPN, que quería volver a pelear con el tailandés lo más pronto posible. “Estoy un poco cansado. Creo que gané la pelea, quiero una revancha de forma inmediata, quiero mi título de regreso”, aseguraba. Ahora, con la calma de regreso a su cuerpo, el nica muestra su lado más humilde, felicitando al tailandés, y deseándole lo mejor en su reinado como campeón.

Lea además: Los 12 “asaltos”AFP/ END

“Quizás todo mundo se pregunta por qué estoy feliz, pero es que salí bien de salud. Hay sus momentos de tristeza, pero Dios nos consuela. Me preguntaron si estaba listo para perder, se los he demostrado. Lo que pasó no es culpa de Srisaket, solo le deseo bendiciones a él y a su familia”, argumenta.

Hablar sobre la caída en el primer asalto, tras recibir un gancho al costado izquierdo es inevitable. Apenas fue la segunda vez que Román cae a la lona en su carrera y la primera en los últimos 12 años. Nadie lo esperaba, pero González explica lo sucedido en ese episodio en el que muchos sintieron temor de ver al rey de los pesos mínimos noqueado. “Me pegó un cabezazo que me aturdió un poco, me agarró mal parado”.

De interés: La primera declaración de “Chocolatito” tras su polémica derrota

Retiro y ranking

Al ser cuestionado sobre su retiro, Román dice que lo ha pensado, pero no muestra síntomas de que eso se convierta en realidad pronto. “Uno nunca sabe, he pensado muchas veces eso, no porque me haya pasado esto. Tengo que platicarlo con mi familia, con mi señora, con mucha gente”.

Tampoco le da mayor trascendencia al hecho de ser destronado de la cima del ranking en la valoración de los expertos. “Todos somos los números 1 del mundo, el boxeo es difícil, no me comparo con nadie. Si me quitan que sea la voluntad de Dios. No me siento mal porque di una buena pelea, siempre dije que por condición física nadie me iba a ganar”.

Vea la galería: La derrota de González en imágenes

Valoración de Wilmer

Por último, Román dirigió palabras de agradecimiento a su entrenador Wilmer Hernández, quien debutó como entrenador de cabecera en la esquina. “Lo principal fue el vendaje, creo que peleé mejor que contra Carlos Cuadras. Wilmer tuvo una esquina especial, no se puso nervioso, me dijo que lo dejara que venga, todo funcionó. El que estaba peleando tampoco era un jamón, era un zurdo complicado, gracias a Dios todo salió a la perfección. En la esquina no tuve ningún problema, el inconveniente fue la herida en mi ceja”, refirió.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus