•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Roberto Clemente tenía seis años cuando vio por última vez a su padre, el mítico beisbolista puertorriqueño Roberto Clemente, quien brillara con intensidad única en las Grandes Ligas. Fue el 31 de diciembre de 1972, cuando la silueta de su padre se reflejó por última vez en sus ojos. “Recuerdo que me llevó mucho tiempo comprender que mi padre ya no estaba entre nosotros, pues su ausencia no era extraña para mí por sus constantes viajes como pelotero, sin embargo, al darme cuenta que el tiempo pasaba y él no regresaba, empecé a preguntar por él, entonces me di cuenta que lo habíamos perdido”, contó Luis Roberto al arribar a Nicaragua, invitado por el ex grandes ligas Denis Martínez, con motivo de la inauguración de la Perfect Game League, dedicada a la memoria de su padre.  

Más de 40 años después de aquel trágico accidente aéreo en el que Roberto Clemente perdió la vida intentando llegar a Nicaragua para entregar ayuda humanitaria a las víctimas del terremoto del 23 de diciembre de 1972, Clemente hijo llegó por segunda vez al terruño para evaluar junto a Denis una alianza que les permita apoyar a la juventud nicaragüense. 

Continúa legado   Luis Roberto con un aficionado de su padre

Heredero del humanismo de su padre, Luis Roberto es ahora el representante de la familia que se encarga del manejo del Programa del Legado de Clemente. “Trabajamos fuerte para que se mantenga vivo el proyecto que él creó, que es la Ciudad Deportiva, trabajamos con jóvenes para que ellos puedan integrarse a cualquier disciplina deportiva en la que se les vea talento. Ahora mismo lo que estamos haciendo es extender el proyecto llevándolo a los pueblos, lo llamamos la Ciudad Deportiva en tu Pueblo”, comentó el segundo hijo del legendario pelotero. 

Recientemente estuvo en Islas Vírgenes, en busca de extender dicho proyecto, y ahora está en Nicaragua para establecer alianza con Denis Martínez y su compañero de fórmula Jorge Luis Ayestas, quienes desde hace determinado tiempo han estado trabajando en promover el deporte en los jóvenes, sin que estos se alejen de los estudios, que es la misma filosofía que aplican en la Ciudad Deportiva. 

“Este es el primer viaje que hacemos a Nicaragua en cuanto a este proyecto, y se debe a que creemos que hay mucha sinergia entre lo que Denis está haciendo con la Perfect Game League y lo que nosotros hacemos con la Ciudad Deportiva”, señaló Clemente, añadiendo que entre él y Martínez, el primer nicaragüense en llegar a las Grandes Ligas, existe “una gran amistad”.

Consultados sobre el legado de su padre, Luis Roberto señaló que “es cada vez más fuerte, cada vez más la gente se vincula con la historia de Roberto Clemente, tanto que niños en las escuelas estudian la vida de mi padre. Él sigue siendo un ícono, un símbolo, y nosotros, mi madre y mis hermanos, nos hemos encargado de continuar con su legado”. 

Consultados sobre cómo le gusta que recuerden a su padre, Luis Roberto comentó que “como una persona bien humilde, que dio todo lo que tenía que dar, incluyendo su vida. Como un defensor de la clase trabajadora, de las minorías. El ayudó a crear la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas, para lo que las primeras reuniones se hicieron en Puerto Rico y él fue elegido como el representante, la voz de todos los jugadores”. 

Enamorado de Nicaragua

Para lograr que el heredero de Clemente viniera a Nicaragua, Denis Martínez tuvo que prometerle que lo llevaría a todos los lugares que en Nicaragua tienen el nombre de su padre, una petición del propio Luis Roberto, pues planea “crear un enlace entre todos los lugares del mundo que llevan el nombre de Roberto Clemente”. 

Desde 1989 el segundo hijo de Clemente no visitaba Nicaragua. En aquella ocasión vino a participar en el Festival Gastón 89, pues para en ese entonces él tenía grupos de música. “Luego de estar en Nicaragua pude entender el amor que mi padre sintió por este país, pues ustedes son unas personas increíbles, se dan a querer. Tras esa visita me hizo más sentido la decisión de mi padre”, exteriorizó el invitado de Martínez y Ayestas.

“Para cualquier otra persona Nicaragua es un lugar más, para mi familia es mucho más que eso, es parte de nuestra vida, de nuestra cultura y de nuestro todo. El humanismo que mostró mi padre, dejando a su familia en una fecha tan importante para venir a Nicaragua a dejar ayuda, es un vínculo que unirá por siempre a la familia Clemente con este país”, expresó el hijo del legendario pelotero puertorriqueño. 

Te interesa: Proyecto de nuevo estadio de beisbol en la recta final

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus