•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Walter Castillo está cansado de guantear con Roberto Arriaza. Explica que no le gusta ser un boxeador de gimnasio, de esos que se muestran exuberantes, fuertes, con pegada y dominantes como sparring. “Quiero pelear con Arriaza, el me pidió que hiciéramos sparring, pero yo fui claro y le dije que mejor peleemos, y ya nos desengañemos sobre quién es el mejor 147 libras de Nicaragua”, dijo el apodado “Martillo”, quien tiene programado un pleito contra John Molina en junio próximo.

Pero el deseo de Castillo ha transcendido más allá de su círculo íntimo. Este miércoles, Walter fue más atrevido y lanzó su reto a Arriaza públicamente con un video publicado en su cuenta de Facebook.  “El (Roberto) dice que quiere pelear conmigo, estoy dispuesto. Para mí es más atractivo un pleito entre ambos, que ver a Arriaza contra un colombiano (Julio Feria el 26 de mayo). Le gano a Arriaza, siempre se lo he dicho, le dije que peleemos, no quiero guanteos”, explica Walter.

Castillo todavía sigue siendo considerado el mejor 140 libras del país, a pesar de que ha perdido dos combates de sus últimos cinco en Estados Unidos, donde además suma dos triunfos y un empate. Pero un día, Arriaza expresó que no había nadie en Nicaragua que pudiera arrebatarle su invicto, la frase llegó a oídos de Walter que no tardó mucho en ofrecerse para derrotarlo.

Los argumentos de Castillo 

El capitalino asegura que durante los primeros guanteos que sostuvo con Arriaza se dieron con todo. “Fueron parejos”, dice. Sin embargo, contó que una ocasión lo estaba castigando tanto que el apoderado del chinandegano pidió que bajara un poco el voltaje. 

“Los primeros sparrings nos dimos duro, sé la manera como entrarle, por eso sé que puedo ganarle. Un día lo estaba haciendo sufrir, estaba Gustavo Herrera, no es cuento mío, su apoderado estaba sufriendo. Tengo más experiencia. Sería una pelea complicada, porque Arriaza tiene un buen preparador físico, pero igual me prepararía de gran manera con Gustavo en mi esquina”, señala Castillo, quien estaría dispuesto a regalarle libras a Arriaza si es que no puede marcar 147 libras.

“En el peso que quiera peleo con Arriaza, si quiere en 154 le regalo libras también. A mí no me gusta ganar los guanteos, no soy boxeador de gimnasio como algunos. Por eso le dije a Arriaza que quiero que peleemos, no hacer más sparrings”, finalizó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus