•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un año y cuatro días después de su última apertura con los Rays de Tampa Bay, el nicaragüense Erasmo Ramírez volverá a sentirse abridor hoy cuando, desde la colina del Tropicana Field, enfrente a la fuerte artillería de los Tigres de Detroit, equipo que se sitúa en las primeras plazas de la División Central de la Liga Americana. 

Fue el sábado 16 de abril la última vez que Erasmo apareció como abridor. En esa ocasión enfrentó a los Medias Blancas de Chicago, novena que en cinco entradas y dos tercios no pudo anotarle carreras, siendo limitados a solo tres imparables. Esa labor representó la segunda victoria de Ramírez en abril del 2016, mismo mes en el que acabó con balance de 4-1 y siendo considerado por el mánager Kevin Cash como el lanzador más valioso del equipo. 

Lea: Erasmo da la cara

Desde entonces, el derecho rivense, que en el 2015 realizó 27 aperturas en su primera campaña con Tampa Bay, ha sido utilizado como relevista, como el hombre que aparece cuando se requiere de un apagafuegos, de un nervios de acero que sea capaz de frenar la ofensiva contraria. El cambio, aunque no ha sido de su total agrado, no le ha caído nada mal, pues ha desempeñado con un alto grado de solvencia el rol que le asignaron.

Clara oportunidad  

La salida por lesión de Jake Odorizzi dejó abiertas las puertas a Erasmo Ramírez, que seguro estaba en el bullpen atento a la primera oportunidad que apareciera, listo para no desaprovechar cualquier espacio que le fabricaran.  Y así fue. El primer chance de exhibirse llegó el pasado sábado 15 de abril cuando, desde el segundo inning, realizó un relevo de cuatro episodios y una sola carrera ante los peligrosos Medias Rojas de Boston, enviando señales contundentes de que su brazo está lo suficientemente aceitado para funcionar como abridor.

Fueron ese gran trabajo en sustitución de Odorizzi y su experiencia en realizar aperturas los elementos que se conjugaron para que lo asignaran como el abridor de hoy ante los Tigres. “Erasmo es la primera opción”, dijo Cash al ser consultado sobre quién sería la figura emergente a la hora de necesitar a alguien más en la rotación, dejando en evidencia la confianza que tiene en el rivense.

También: Ramírez cumplió su tetra-rol

Ahora dependerá de Erasmo aprovechar el espacio que se le ha abierto. Necesita mostrarse como acostumbra, enfocado, certero en sus envíos, frío, calculador y con amplios conocimientos de sus adversarios. De subir así a la loma de los infartos del Tropicana Field, será difícil que los Tigres lo descifren.

Rival complicado 

Erasmo enfrentará a un equipo que hasta antes de la jornada de ayer lideraba la División Central de la Liga Americana con balance de ocho victorias y cinco derrotas, presentando un promedio ofensivo colectivo no tan intimidante de .229, aunque contando entre sus filas con bateadores como Tyler Collins (.324), José Iglesias (.262), el superestrella Miguel Cabrera (.222, 3HR), el reconocido Ian Kinsler (.200), entre otros. 

El año pasado Ramírez se enfrentó tres veces a los Tigres de Detroit. En la primera ocasión, el 20 de mayo, trabajó durante 1.2 innings y le fabricaron una carrera limpia. Luego, el 30 de junio, en tan solo un tercio de innings le hicieron cuatro anotaciones. La última vez que los enfrentó fue el 2 de julio, realizando un trabajo de dos tercios de entrada sin permitir anotaciones. De tal manera que hoy estará cara a cara con un viejo conocido.

El pinolero deberá tener mucho cuidado cuando enfrente a Miguel Cabrera, artillero que entre el 2015 y el 2016 le conectó tres imparables en cuatro turnos al bate, para un promedio ofensivo de .750, con el agregado de un jonrón y dos carreras anotadas.

Además: Erasmo ganará 3.125 millones de dólares en 2017

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus