•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Murió el Barsa ahogado por la desesperación, atrapado por el 0-0. Ni una bocina para derribar el Muro de Turín, ese que hace casi invulnerable al Juventus con su impresionante defensa, terriblemente asfixiante, apropiada para defender con uñas y dientes una ventaja de 3-0. El incansable y sufrido Barcelona, fue incapaz de producir el ruido que derribó los muros de Jericó, y se apagó viendo inutilizados los esfuerzos multiplicados de Neymar, Messi y Luis Suárez.

Aunque muy dinámico golpeando puertas frenéticamente, ese 0-0 frente al Juventus, condenó al Barcelona al descarte en los cuartos de final de esta Champions. Por lo visto previamente y conociendo cómo el equipo italiano retuerce cuellos enemigos, estaba escrito que el Barsa no podría voltear las cifras en contra de 0-3. ¿Qué no intentó el equipo azulgrana para hacer tambalear el muro del equipo italiano que solo ha permitido dos goles en 10 juegos durante esta Champions? La  tropa de Luis Enrique tomó todos los riesgos, utilizó los atrevimientos imaginables, se volcó con los cuchillos entre los dientes, casi hace reventar sus pulmones, y sus piernas resistían mientras gemían, pero siempre, la nada. Consideren realizar 19 disparos (18 desviados), ejecutar 13 tiros de esquina, recibir 19 faltas, tener el balón el 65 por ciento del tiempo, dominar claramente las recuperaciones, y nada. Todo eso fue un ejercicio de incapacidad graficado por el llanto de Neymar al caer el telón.

ESE APRIETE DE TUERCAS

Terminé pensando que ni siquiera el grandioso e inolvidable Barsa de Guardiola con el mejor Xavi, el mejor Iniesta y un agigantado Busquets, hubiera podido habilitar con precisión a los tres mosqueteros del gol, agrietando ese muro que tranquiliza a Allegri y hace crecer expectativas frente al futuro en esta Champions. Magistral apretando tuercas sin ceder espacios, sin permitir posiciones de tiro cómodas, interceptando toda pelota que se movilizaba por aire, mar o tierra, el Juventus mostró ese oficio que llegó a engrandecer el futbol italiano. Salió a cuidar sin temor, rechinando sus dientes, una ventaja construida en raptos de inspiración. Realizó 12 disparos, 4 entre los maderos, el equipo de Turín, manteniendo preocupada a la retaguardia azulgrana con sus contraofensivas.

Más: "Es una noche triste", dice Luis Enrique

Metido en un calvario interminable, con Alves aplicado, implacable y hasta brusco en un marcaje hostigoso y taladrante a Neymar, con Messi atormentado incluso por su propia sombra cada vez que intentaba soltarse y proyectarse, y con Suárez fieramente bajo control, sin opción de necesarios movimientos extras, el Barsa, que a diferencia del Real Madrid, no dispone entre sus armas del tiro largo, vio cómo una y otra vez, rebotaba contra el muro de Allegri mientras el reloj casi corría. Raramente una pelota quedó gimiendo en el área defendida por Buffon. Con esa defensa Troya nunca hubiera caído. Alves, Bonucci, Chiellini y Alex Sandro, más adelante recibiendo el apoyo de Barzagli quien ingresó por el joven Dybala de poca presencia por el dispositivo del equipo, nunca flaquearon, contando siempre con el paso atrás de un agresivo Pjanic y de Khedira. En los últimos minutos, con el boleto en el bolsillo, el Juventus pareció defender el tesoro con las tropas de Julio César.

CRECE COMO AMENAZA

Entre la desesperación que espoleó al Barcelona, no hubo un “casi gol” alterando los nervios de Buffon, jamás confiado con disparos que se fueron por el lado o por arriba, y aunque Ter Stegen salió de su área para incorporarse a los enlaces, el Barsa se adueñó del balón, sin poder abrir fisuras. Esa firmeza italiana, fue admirable, y el equipo blanco y negro es visto hoy con profundo respeto, creciendo como una seria amenaza. Sentado sobre el cadáver del Barsa, a este Juventus le tiene sin cuidado el rival en el sorteo de mañana. Siendo el Real Madrid el más temido, quizás lo prefiera en semifinales, en partidos de ida y vuelta.

También: Messi se queda en 11 goles en Champions y sólo Ronaldo parece poder destronarle

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus