•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Arranca la final de la Conferencia del Este y los Cavaliers saltan al tapete como favoritos para superar a los Celtics de Boston, que sobrevivieron al esfuerzo titánico de los Wizards de Washington, después de ser obligados al máximo desgastante de siete juegos. El triple casi milagroso de John Wall y la falla de Isaiah Thomas en el último instante del enloquecedor sexto juego, dejó los Celtics con los nervios alterados balanceándose en la cuerda floja, pero lograron imponerse 115-105 en el duelo crucial, para gritarle a los Cavaliers ¡aquí estamos!, metidos en el laberinto y retando al Minotauro, aunque sin tener un Teseo, a menos que el formidable Isaiah Thomas se agigante desmesuradamente.

Los Cavaliers tienen a LeBron James tan enfurecido como siempre lo ha estado en Playoffs, aún perdiendo la final frente a los Warriors en el 2015, peleando solo, sin Kevin Love y sin Kyre Irving. Fue el impulso proporcionado por James lo que agigantó al equipo de Cleveland para venir espectacularmente desde atrás y arrebatarle la corona de la NBA a los Warriors el año pasado, y ha sido ese impulso, lo que ha facilitado dos barridas recientes. LeBron no es Jordan, pero ha conseguido ser tan incidente como lo fue con los Bulls –mejor equipo que los Cavaliers- el más fulgurante jugador de la historia. No se ve en el firmamento de la NBA, sin negar el impacto provocado por Harden y Westbrook, un jugador más desequilibrante que LeBron.

Thomas tendrá apoyo

A diferencia de los Cavaliers que edificaron dos barridas, una difícil contra Indiana y otra con claridad saltando encima de los Raptors de Toronto, el equipo de Boston, necesitó seis juegos para sujetar a los Bulls, y fue al máximo de siete con los Wizards, sin embargo, sería imprudente subestimarlo, recordando que fue líder de la Conferencia, encima de la tropa de LeBron, el Aquiles negro, y eso dice mucho. Isaiah Thomas, constantemente incontrolable, tiene compañía, no está solo como Westbrook en el Thunder de Oklahoma, o como lo estuvo LeBron en la gran final del 2015. Al Horford, Avery Bradley y el canadiense Kelly Olynyk quien salió del banco para convertirse en pilar fundamental en el último duelo con los Wizards, proporcionan a Thomas suficiente apoyo para complicar a los Cavaliers.

Eso sí, el factor LeBron es aplastante. Es el primer jugador en anotar 275 puntos, atrapar 70 rebotes y facilitar 50 asistencias, en los primeros ocho juegos de una postemporada. En la barrida a los Raptors, anotó por lo menos 35 puntos en cada triunfo de los Cavaliers. Agreguen su llamativa mejoría en promedio tirando desde la zona de tres puntos, y también en tiros libres. Si parar a Thomas es un rompecabezas, resistir a LeBron requiere de un verdadero batallón, diría Napoleón. Es obvio que frente a Boston, los de Cleveland esperan que jugadores claves como Kevin Love y Kyre Irving, levanten su rendimiento. Los Celtics representan una verdadera prueba para los Cavaliers, aunque es muy difícil discutir el favoritismo de estos, que cuentan con el “Minotauro” James.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus