•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mario Senqui, José Blandino y José Cecilio Gámez, exrepresentantes departamentales de Jinotega, Masaya y León, respectivamente, excluidos de sus cargos el 6 de febrero del año pasado por el Comité Ejecutivo de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), emprendieron una batalla legal en contra del secretario de esa institución, Ildefonso Agurcia, por “injurias”, luego que el pasado 4 de marzo el directivo reafirmara la exclusión de esos tres exmiembros, señalándolos de haber “atentado en contra de los intereses del desarrollo del futbol”.

Durante una Asamblea General Ordinaria celebrada el pasado 4 de marzo en el auditorio Benjamín Zeledón, ubicado en el complejo del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec), en Managua, Agurcia reactivó el tema referente a los directivos excluidos, contemplado así en el octavo punto de la agenda, que se refería a “exposición sobre solicitud de restitución de exmiembros de Fenifut”, presentada por el señor Aldo Bracamonte, presidente departamental de Masaya, quien pese a solicitar la revisión del caso, no fue escuchado.Agurcia, junto al expresidente de Fenifut, Jacinto Reyes.

Durante la asamblea, prevista inicialmente para que se celebrara en el auditorio del Parque Japonés - Nicaragüense, en la capital, Agurcia ratificó la suspensión de Senqui, Blandino y Gámez, reiterando la posición que asumió hace poco más de un año, cuando adujo que los exmiembros de Fenifut “atentaron en contra del buen nombre de la federación”, del destituido presidente Jacinto Reyes y de sus miembros. Según Agurcia, los tres exdirectivos habrían entorpecido una negociación con una empresa patrocinadora, que estaba dispuesta a desembolsar una cantidad que superaba el millón de dólares.

Además: Masivo apoyo a Jaime Moreno en reclamo a la Fenifut

En vista de los señalamientos que realizó Agurcia, de los cuales se valió Fenifut para expulsar en febrero del 2016 a los entonces dirigentes departamentales, las tres personas en cuestión interpusieron la demanda por injurias el pasado 3 de abril, en el Juzgado Sexto Local Penal, registrada con el expediente 007005-ORM4-2017-PN, en contra del secretario general de Fenifut, exigiendo que el acusado demuestre con pruebas contundentes la veracidad de sus señalamientos y que en caso de no hacerlo, revoque la sanción que les impuso y por ende, los reubique en sus cargos.

“Queremos que salga la verdad, que demuestre de dónde ha sacado las injurias que nos hace. Él (Ildefonso) debe restituirnos para que podamos trabajar por el futbol dentro de Fenifut, no que nos vengan a sacar como perros. Siempre ha referido que somos un atajo de viejos y que nada debemos hacer en la federación, pero nos veremos la cara dentro de un juzgado y esperamos que tenga pruebas para justificar sus declaraciones”, manifestó Mario Senqui, quien fungía como representante de Jinotega, puesto que actualmente ocupa Luis Manuel Rivera.  

¿Y las pruebas?

Jacinto Reyes, exregente de Fenifut, destituido el 21 de septiembre del año pasado por el ejecutivo de esa federación, votó a favor del cese de Senqui, Blandino y Gámez de sus funciones. Sin embargo, siete meses después de haber sido excluido de su puesto como presidente, tras haberse fracturado severamente la relación laboral que mantenía con Agurcia, acusándose ambos de no ejercer correctamente sus labores como directivos, admitió que los señalamientos que le imputaron a los tres exdirigentes “no presentan fundamentos legales”.

Según Reyes, la decisión de suspender a los tres exmiembros, fue tomada después de que los ejecutivos de la empresa con la que pretendían negociar el patrocinio les manifestaran verbalmente que los tres señores en cuestión los habían visitado para alertarlos de que no llegaran a ningún acuerdo con Fenifut, puesto que esa institución estaba siendo mal manejada. “Nosotros creímos en la versión de las personas de esa empresa (sin referir cuál es), entonces realizamos una asamblea para sancionarlos”, aseveró Jacinto, al tiempo que reconoció que no hay un documento que soporte tales señalamientos, ni el supuesto monto que recibiría la federación en concepto de patrocinio.

Consultado vía telefónica, Agurcia refirió que “la demanda que interpusieron esas tres personas no va a avanzar”, asumiendo que “no tiene pies ni cabeza, ese es un tema cerrado, pasó más de un año desde que fueron destituidos. Ya me avisaron desde los juzgados, yo trabajé ahí y sé como funciona esto, así que me tiene sin cuidado”, dijo. “Lo que espero es que esto no haga ruido porque estamos en un momento crucial de la selección y este tema solo perjudica el futbol”, remarcó.

Pese que Agurcia fue notificado hace aproximadamente tres semanas, por la querella de injurias, aún no hay fecha establecida para que se celebre la audiencia preliminar. La que sí estaría avanzada, según Reyes, es la demanda que él realizó en contra de Ildefonso, a quien le reclama la cancelación de 8,400 dólares, en concepto de liquidación, tras haber sido despedido en septiembre del año pasado. “Antes de que finalice este mes una jueza dictará sentencia sobre mi caso, Ildefonso está renuente a cancelarme y he demostrado con pruebas que merezco ser liquidado, como lo hice yo con Rolando López Sanders”, declaró, en referencia a su antecesor en el cargo de regente de la federación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus