•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“No hay que tirar demasiado del hilo”, señaló ayer el seleccionador alemán, Joachim Löw, para justificar su decisión de contar con siete debutantes y solo tres campeones del mundo en 2014 para disputar la Copa Confederaciones del 17 de junio al 2 de julio en Rusia.

Titulares indiscutibles como los centrales Mats Hummels y Jérome Boateng, los centrocampistas Sami Khedira, Tony Kroos, Mesut Özil y Thomas Müller descansarán, mientras que el meta y capitán Manuel Neuer seguirá con su proceso de recuperación de una lesión en el pie.

Sin ninguna experiencia internacional; Sandro Wagner, Amin Younes, Diego Demme, Kevin Trapp, Kerem Demirbay, Marvin Plattenhardt y Lars Stindl tendrán la oportunidad de vestir la camiseta alemana por primera vez.

En la lista solo aparecen tres jugadores que ganaron el Mundial de Brasil en 2014: Julian Draxler (París SG), Matthias Ginter (Borussia Dortmund) y Shkodran Mustafi (Arsenal).

“El objetivo número uno es la Copa del Mundo el próximo año”, subrayó el técnico que dirige al combinado alemán desde hace más de 10 años.

“Veo a algunos de nuestros futbolistas que han jugado cada tres días (...) Aquellos que ya han demostrado su actitud de jugar grandes torneos tienen el derecho a un descanso. Tres torneos en tres años (Eurocopa-2016, Copa Confederaciones-2017 y Mundial-2018), es límite”, prosiguió Löw, precisando el “gran riesgo de lesiones” que presenta.

Por otra parte, el máximo responsable de las selecciones alemanas dejó a algunos talentos a disposición de la sub-21, que jugará el campeonato de Europa en Polonia del 16 al 30 de junio, como Serge Gnabry (Werder Bremen) y Jonathan Tah (Bayern Leverkusen).

Generación fresca

Para cubrir las vacantes de los ilustres, Löw apostó por los jóvenes: “Vamos a llevar una plantilla con futuro, con jugadores que han demostrado su capacidad en la Bundesliga. Deben familiarizarse con nuestros métodos y nuestras ideas”.

“Si llevamos, aunque sea a dos o tres a nivel mundial, hacia el nivel superior, realmente estaré contento”, agregó el seleccionador.

Los clubes “jóvenes” que han realizado una buena temporada son recompensados. El Leipzig aporta dos jugadores de 21 años: Timo Werner, el mejor goleador alemán del campeonato a una jornada del término de la liga (21 tantos), que ya ha sido convocado una vez, y el centrocampista Diego Demme.

El Hoffenheim tiene tres seleccionados: Sebastian Rudy (14 veces convocado) y Niklas Süle (una vez), ambos fichados por el Bayern Leverkusen para la próxima temporada. Y la gran sorpresa Sandro Wagner, convocado por primera vez a los 29 años.

También destaca la convocatoria del atacante del Ajax Ámsterdam, Amin Younes, de 23 años, quien jugará la final de la Europa League frente al Mánchester United.

Alemania se enfrentará en la fase de grupos a Australia, Chile y Camerún, en los estadios de Sochi y Kazán.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus