•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la mente de Osmar Bravo permanece como recuerdo imborrable el día que llevó con orgullo la bandera de Nicaragua en el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, torneo en el que logró imponerse en su primer encuentro ante el montenegrino Bosko Draskovic. No obstante, Bravo sabe que a sus 33 años los reflejos empiezan a disminuir, la fuerza a desaparecer y aunque permanece optimista como el primer día en el que decidió incursionar en el mundo del pugilato, ha manifestado sus deseos de retirarse.

El boxeo en la vida del nacido en Nueva Guinea y radicado actualmente en Muelle de los Bueyes ha sido bondadoso, pues aunque no le ha dado grandes riquezas, le ha permitido sostener a su familia, obtener una vivienda y tener la oportunidad de representar dignamente los colores de la bandera azul y blanco, algo que llena de orgullo al gladiador pinolero.

“Me estoy preparando al máximo”, dice con felicidad, mientras explica que lleva casi tres meses de preparación para estar en óptimas condiciones para los venideros Juegos Centroamericanos, los cuales se llevarán a cabo en diciembre próximo en el terruño. “Siempre trato de estar en constante actividad, cuando no tengo compromisos me fogueo en la Copa Alexis Argüello”, mencionó.

NO QUISO SER PROFESIONAL

“Sé que ya estoy avanzado en edad, he pensado en retirarme este año si obtengo buenos resultados en los Juegos Centroamericanos, pues quiero irme del boxeo ganando la medalla de oro. Después de que cuelgue los guantes posiblemente me dedique a la ebanistería, pero jamás olvidaré todo lo que me ha dejado el boxeo, por esa razón quiero ayudar a los jóvenes transmitiéndoles mi experiencia”, manifestó el púgil nica, antes de confesar por qué decidió no probarse a nivel profesional.

“Siempre tuve temor de irme al boxeo rentado, no por miedo a que me ganaran, sino para no estancarme, pues en mi peso (81 kg.) hay muy pocos boxeadores en el país, por esa razón aproveché el tiempo para representar a Nicaragua y no me arrepiento de haber decidido quemarme en el amateurismo”, dijo el gladiador.

Bravo ha sido uno de los boxeadores que mejores resultados han obtenido en campeonatos internacionales, en su rostro se refleja el símbolo de la disciplina que lo ha llevado a obtener el reconocimiento del público nicaragüense. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus