•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin ningún temor por estar frente a Portugal, el campeón de Europa, y tener tan cerca al seguro ganador del Balón de Oro, Cristiano Ronaldo, México con todos sus legionarios registró un empate milagroso, consecuencia de dos cabezazos, el de “Chicharito” para el 1-1 después del gol de Quaresma recibiendo de Cristiano, y el Héctor Moreno, sobre un largo centro desde la esquina izquierda trazado por Jonathan Dos Santos, respondiendo al remate de Cedric entre una gran “polvareda” en el área pequeña, en el minuto 85, un gol que adelantó a Portugal 2-1, enmudeciendo todas las taquerías y deteniendo la circulación de los trenes subterráneos en el país azteca.

Técnicamente no fue un gran partido, pero apúntenle 10 en agitación con constantes llegadas de cada lado; más profundidad de Portugal generando peligro con sus progresiones; mayor posesión de balón, recuperación de pelotas y buen traslado de los mexicanos, aunque sin precisión para completar avances; la presencia siempre perturbadora de Cristiano como factor desequilibrante, y su incidencia para multiplicar preocupaciones como lo hizo con ese taponazo zurdo sacando astillas del travesaño; y un párrafo aparte para las atajadas que realizó Guillermo Ochoa, tres de ellas de ribetes espectaculares, incluyendo la que evitó un autogol de Salcedo en el minuto 32, después de la anulación del gol de Pepe, utilizando la revisión por vez primera en un evento grande.

El video de asistencia irrumpe con fuerza en la Copa de las Confederaciones

FUE JUSTO EL EQUILIBRIO

Cuando después del gol de Cedric Suárez, consiguiendo claridad entre la confusión en los minutos finales, estableciendo el 2-1 a favor de Portugal, y de ver desvanecerse una gran posibilidad de Martins intentando ampliar 3-1, “Chicharito” malogra una pelota valiosa en el área por la derecha, colocada por Giovany, se pensó que todo estaba consumado, que el atrevimiento del equipo mexicano jugando un futbol suelto, si bien es cierto, meritorio, había terminado siendo inútil, ocurrió lo imprevisto: Carvalho desvió el cobro de un tiro de libre por la raya de fondo y el córner fue ejecutado por Jonathan Dos Santos, hacia el centro del área, entre el punto de penal y el límite del área chica. Héctor Moreno se levantó majestuosamente luciendo como una fotocopia de la Torre Latinoamericana, y su cabezazo rebotó en el poste derecho y entró, sellando el 2-2 bajo un cielito lindo.

El futbol europeo de mayor aprovechamiento en menor tiempo con la determinación requerida y las piezas necesarias para realizarlo, fue mostrado por Portugal que se adelantó en el minuto 33, cuando Cristiano tratando de maniobrar entre tres defensas aztecas por la izquierda, vio destapado a Quaresma, sin marcador cercano, y el entregó una pelota con sello de gol. En la otra acera, el futbol del técnico Osorio, con suficiente osadía, carecía de definición. 

Alexis rescata a Chile

Era agradable para la vista, pero no llegaba a fabricar preocupación, hasta que funcionó una combinación que desarticuló momentáneamente la defensa lusa, dejando a Carlos Vela con posibilidad de rematar de volea, prefiriendo centrar a media altura para el certero cabezazo de “Chicharito” equilibrando 1-1. Esa respuesta era necesaria para fortalecer el ánimo azteca. El impacto del gol de Cedric, proporcionándole ventaja a Portugal a los 85, no fue noqueador. La cabeza de Moreno levantó al equipo mexicano de la lona, milagrosamente. Puede decirse que el 2-2 fue justo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus