•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Abrirse paso entre las adversidades que significa ser jugadora de futbol en un país donde el deporte rey es el beisbol y el balompié empieza a dar sus primeros frutos a nivel internacional, es un reto mayúsculo. No obstante, la delantera de la selección nacional sub-20 Hormyne Paiz está consciente de que para seguir cosechando éxitos en este deporte deberá emplearse a fondo en los entrenamientos y seguir con su crecimiento futbolístico. 

Hormyne inició jugando en la calles del barrio La Fuente. Posteriormente el equipo Zacarías Guerra la agregó a sus filas, club en el que la joven promesa de 17 años demostró su calidad al ser la goleadora del equipo en la primera temporada que jugó. Más adelante, sus deseos de ir creciendo futbolísticamente la llevaron a probarse con el equipo de la UNAN-Managua.

La capitalina tiene un futuro muy prometedor dentro del balompié nacional, pero su sueño es jugar en el extranjero. Ha conseguido un campeonato de primera división con la UNAN-Managua y recientemente se clasificó al premundial de la categoría sub-20, el cual se realizará en Trinidad y Tobago. Además la delantera disputará las semifinales del futbol femenil contra el Diriangén, partidos que están programados a realizarse el miércoles 5 de julio (ida) y el domingo 9 del mismo mes (vuelta).

“Después de jugar en el Zacarías Guerra me di cuenta que debía ir por más y me fui a probar en la UNAN-Managua. El profesor Julio Madrigal me dio la oportunidad de formar parte del equipo. Ha sido una experiencia muy grata jugar futbol de forma profesional, mi familia me está apoyando en lo que puede y sigo mejorando cada día para responder de forma positiva a la confianza que ha depositado en mí la UNAN, el entrenador y mis seres queridos”, mencionó la ariete académica.

Momento especial 

Uno de los momentos más especiales que vivió la jugadora fue cuando Elna Dixon decidió llamarla a la selección nacional cuando faltaba apenas una semana para que arrancara la eliminatoria centroamericana sub-20. “Llegar a la selección era un reto grande, sobre todo  porque cuando me llamaron las muchachas tenían seis meses de estar trabajando. Tenía que acoplarme lo más rápido posible al equipo, pues estábamos a una semana del campeonato. Debo decir que fue un sentimiento muy bonito el ser parte de esta selección en esta clasificación, es un orgullo para mí representar a Nicaragua”, confesó. 

“El torneo fue muy complicado, arrancamos bien ante Belice, selección a la que se venció 5-1, después perdimos contra Costa Rica, todos conocen el nivel de la ticas y pues estábamos empatadas y fue hasta en los últimos minutos que nos anotaron; fue un gran juego y posteriormente le ganamos 2-1 a El Salvador en un partido que nos dio la clasificación, todos como equipo nos sentimos muy felices y creemos que haremos un gran trabajo en el premundial”, añadió la delantera.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus