•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El veterano Clint Dempsey le cambió la cara al partido cuando ingresó en la segunda mitad para darle este sábado a Estados Unidos una victoria de 2-0 sobre Costa  Rica y el pase a la final de la Copa Oro de la Concacaf.

Dempsey anotó en el minuto 82 el gol 57 de su carrera, para empatar con Landon Donovan como los máximos goleadores en la historia del seleccionado estadounidense.

Poco antes había dado el pase para que Jozy Altidore anotara el primer tanto del partido en el 72.

Estados Unidos espera ahora por el resultado de la otra semifinal, que jugarán hoy en Los Ángeles los seleccionados de México y Jamaica.

El entrenador de Estados Unidos, Bruce Arena le cambió la cara a un partido que iba trancado hasta que ingresó a Dempsey en la segunda mitad.

El DT del seleccionado estadounidense tiene 13 partidos sin conocer la derrota, el mejor inicio para un entrenador de Estados Unidos, luego que el Bob Bradley lograra arranque de 11-0.

El Partido 

Estados Unidos dio el primer campanazo de alerta cuando a los 13 segundos de la patada inicial Jozy Altidore se fue rápido a la meta para conectar por derecha con Jordan Morris, quien viniendo de atrás estalló el balón en el travesaño tico. Costa Rica no se amilanó y replicó dos minutos más tarde con un tirazo de David Guzmán que se fue besando el poste izquierdo de Tim Howard.

Estados Unidos atacó mucho por los costados y en una de estas incursiones, Paul Arriola puso un balón rasante en las piernas de Kellyn Acosta, quien le pegó horroroso para mandar el balón a las nubes.

Estados Unidos bajó las revoluciones y contrario a su estilo, empezó a jugar al pelotazo largo, pero Costa Rica le achicó los espacios para neutralizarlo.

La segunda mitad comenzó también con falta de ritmo de ambas partes, evidencia de que ninguno de los dos equipos querrá arriesgar mucho en partido tan importante.

Empero, Estados Unidos fue un poco más incisivo luego del ingreso de Clint Dempsey -ovacionado por sus coterráneos tejanos- en sustitución de Paul Arriola.

En su segunda acción del juego, Dempsey se quitó a tres defensas ticos y cedió el balón con gran pase filtrado a Jozy Altidore, quien pateó el balón al fondo de la red para el 1-0 y levantar de sus asientos a los 45,516 espectadores en el estadio.

Diez minutos después, el “Vaquero” Dempsey terminó de vestirse de héroe ante su público al anotar en cobro de tiro libre el segundo gol del partido, y el que lo inscribió en los libros de historia del futbol estadounidense.

La final se jugará el próximo miércoles en el estadio de Santa Clara, en la Bahía de San Francisco, norte de California.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus