•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Carlos “Chocorroncito” Buitrago le ha tocado bailar con la más fea en su búsqueda de convertirse en campeón mundial. Su rival ya no será el mexicano José Argumedo, el boxeador tosco, de defensa paupérrima y ataque desordenado. Argumedo, por unos dólares más, decidió ir a Tokio (Japón), donde la madrugada de ayer perdió su corona 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) a manos del local Hiroto Kyoguchi, por decisión unánime.

El novel peleador japonés, de apenas 8 triunfos (4 nocauts), cumplió con los pronósticos. No hubo milagro en Japón, Argumedo se topó con un boxeador de verdad y no un flan que le permitiera desarrollar su estilo poco agraciado. Kyoguchi, dueño de una técnica más depurada y haciendo uso del gancho y el cruzado de izquierda, dominó al azteca sin complicaciones, lo mandó a la lona en el noveno asalto y así se quedó con el título que ahora tendrá que defender por obligación ante el nicaragüense, quien es el retador mandatorio. La pelea será a finales de octubre en la casa del nuevo monarca.

Regresa a Nicaragua

Ahora Buitrago tendrá que hacer ajustes en su campamento de preparación. Ya estaba por cumplir un mes entrenando en Costa Rica. El triunfo del japonés modifica el plan de trabajo, Carlos regresará a Nicaragua en los próximos días, aquí se reunirá con su equipo de trabajo y decidirá la fecha y el nuevo lugar de reconcentración. 

“Estoy pensando en seguir la preparación en Coachella, California o Miami. Tengo que analizar bien lo más conveniente. Obviamente con el triunfo del japonés cambia todo, la estrategia debe ser otra, los sparrings también. Debo regresar a Nicaragua, seguir con el trabajo que estaba haciendo en Costa Rica por unas semanas y luego salir del país nuevamente”, dijo Buitrago, quien tiene un balance de 2 derrotas y 1 empate en combates de título mundial.

Kyoguchi es un excelente peleador, mejor que el tailandés CP Freshmart y el filipino Merlito Sabillo, ante quienes Buitrago sumó dos caídas y un empate, respectivamente, en los tres pleitos de campeonato mundial. En Japón, Carlos no será favorito, visitará al campeón con los pies hinchados y obligado a tener una postura más activa en el ring. Ganar por decisión es difícil, de manera que tiene que dejar la pasividad, no excederse con el jab, adueñarse el centro del ring e intentar noquear. Tiene las herramientas técnicas para lograrlo, no obstante, necesita ponerle más corazón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus