•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para el concertador internacional de boxeo Ricardo Rizo, el entrenador Wilmer Hernández debía permanecer en el equipo de trabajo del tetracampeón mundial Román “Chocolatito” González. Su argumento se basa en que Wilmer es el hombre que más conoce al pugilista y además considera que su nuevo adiestrador no tiene nada nuevo que enseñarle. “Más bien Román puede enseñarle de boxeo a él”, explica.

Hace unas semanas, Román decidió romper relaciones con Wilmer, escogiendo al japonés Sendai Tanaka, un hombre de la confianza absoluta de la empresa Teiken Promotions, empresa dirigida por el señor Akihiko Honda, quien maneja la carrera de González a nivel internacional.  “Veo muy malo el cambio, porque él lo que necesita es un preparador físico. Él necesita nada más que le den condición que no la está teniendo como antes. Tiene que tener a alguien al que puede obedecerle”, argumentó Rizo.

Según Rizo, la revancha contra el tailandés Srisaket Sor Rungvisai será más complicada que la primera pelea. “Wilmer debía permanecer con Román, él lo conoce. A Román no le pueden cambiar nada, los japoneses no son famosos por enseñar necesariamente. La pelea de revancha va a ser más dura porque el tipo (Sor Rungvisai) sabe que González no lo noquea. González debe olvidarse de las combinaciones arriba, debe atacarlo abajo, allí son flojitos los asiáticos”.

El concertador insistió en que no se ha tenido el cuidado necesario para seleccionarle los rivales al “Chocolatito” desde que subió a la categoría supermosca. Incluso considera que debe desistir de seguir peleando en ese peso. “Román no puede estar peleando en 115 libras, en ese peso lo han tirado a los leones, le han puesto a los mejores”, confió.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus